Skip to content →

Vidas Construidas

En el nuevo libro de la Editorial Gustavo Gili , el más célebre artista del Renacimiento,  Miguel Ángel , renació enamorado de un joven cuando tenía cincuenta años. Un criado degolló a la segunda mujer de  Frank Lloyd Wright   y prendió fuego a la casa que el arquitecto había construido para ella; a partir de ese incendio Wright resurgiría hasta tres veces de las cenizas. El mayor proyecto de  Antonio Sant’Elia  fue un cementerio del que él sería el primer ocupante. La biografía de los más célebres arquitectos recorre las páginas de  Vidas construidas , un álbum de vivencias, una galería de personajes, veinte retratos que narran historias edificadas por clientes osados y artistas aventureros. Del Renacimiento al movimiento moderno, multitud de mecenas, ciudades, materiales, técnicas e invenciones hilvanan relatos que quieren mostrar la trastienda humana de la historia de la arquitectura.



En el nuevo libro de la Editorial Gustavo Gili, el más célebre artista del Renacimiento, Miguel Ángel, renació enamorado de un joven cuando tenía cincuenta años. Un criado degolló a la segunda mujer de Frank Lloyd Wright y prendió fuego a la casa que el arquitecto había construido para ella; a partir de ese incendio Wright resurgiría hasta tres veces de las cenizas. El mayor proyecto de Antonio Sant’Elia fue un cementerio del que él sería el primer ocupante.

La biografía de los más célebres arquitectos recorre las páginas de Vidas construidas, un álbum de vivencias, una galería de personajes, veinte retratos que narran historias edificadas por clientes osados y artistas aventureros. Del Renacimiento al movimiento moderno, multitud de mecenas, ciudades, materiales, técnicas e invenciones hilvanan relatos que quieren mostrar la trastienda humana de la historia de la arquitectura.





El más célebre artista del Renacimiento, Miguel Ángel, renació enamorado de un joven cuando tenía cincuenta años. Bernini se quemó la pierna delante de sus ayudantes para que éstos conocieran el rostro del sufrimiento y pudiesen después cincelar a San Lorenzo. Un criado degolló a la segunda mujer de Frank Lloyd Wright y prendió fuego a la casa que el arquitecto había construido para ella; a partir de ese incendio Wright resurgiría hasta tres veces de las cenizas.



En la Viena finisecular, el joven Adolf Loos se convirtió en mecenas de Arnold Schönberg y en el primer coleccionista de los extraños retratos que pintaba Oscar Kokoschka. El escocés Charles Rennie Mackintosh se lo debía todo al té y casi todo lo perdió con el whisky. El mayor proyecto de Antonio Sant’Elia fue un cementerio del que él sería el primer ocupante.





Antoni Gaudí dirigió personalmente, desde el Passeig de Gràcia barcelonés, la colocación de todas y cada una de las piezas que formarían la fachada de La Pedrera. Durante la I Guerra Mundial, Walter Gropius permaneció tres días sepultado entre los escombros de una casa en ruinas y durante la segunda contienda Alvar Aalto trabajó para el servicio de espionaje de su joven país. El finlandés vivió lo suficiente como para alcanzar la gloria en vida y demasiado como para mantenerla.



Puedes encontrar este libro en el siguiente link.

En el nuevo libro de la Editorial Gustavo Gili, el más célebre artista del Renacimiento, Miguel Ángel, renació enamorado de un joven cuando tenía cincuenta años. Un criado degolló a la segunda mujer de Frank Lloyd Wright y prendió fuego a la casa que el arquitecto había construido para ella; a partir de ese incendio Wright resurgiría hasta tres veces de las cenizas. El mayor proyecto de Antonio Sant’Elia fue un cementerio del que él sería el primer ocupante.

La biografía de los más célebres arquitectos recorre las páginas de Vidas construidas, un álbum de vivencias, una galería de personajes, veinte retratos que narran historias edificadas por clientes osados y artistas aventureros. Del Renacimiento al movimiento moderno, multitud de mecenas, ciudades, materiales, técnicas e invenciones hilvanan relatos que quieren mostrar la trastienda humana de la historia de la arquitectura.





El más célebre artista del Renacimiento, Miguel Ángel, renació enamorado de un joven cuando tenía cincuenta años. Bernini se quemó la pierna delante de sus ayudantes para que éstos conocieran el rostro del sufrimiento y pudiesen después cincelar a San Lorenzo. Un criado degolló a la segunda mujer de Frank Lloyd Wright y prendió fuego a la casa que el arquitecto había construido para ella; a partir de ese incendio Wright resurgiría hasta tres veces de las cenizas.



En la Viena finisecular, el joven Adolf Loos se convirtió en mecenas de Arnold Schönberg y en el primer coleccionista de los extraños retratos que pintaba Oscar Kokoschka. El escocés Charles Rennie Mackintosh se lo debía todo al té y casi todo lo perdió con el whisky. El mayor proyecto de Antonio Sant’Elia fue un cementerio del que él sería el primer ocupante.





Antoni Gaudí dirigió personalmente, desde el Passeig de Gràcia barcelonés, la colocación de todas y cada una de las piezas que formarían la fachada de La Pedrera. Durante la I Guerra Mundial, Walter Gropius permaneció tres días sepultado entre los escombros de una casa en ruinas y durante la segunda contienda Alvar Aalto trabajó para el servicio de espionaje de su joven país. El finlandés vivió lo suficiente como para alcanzar la gloria en vida y demasiado como para mantenerla.



Puedes encontrar este libro en el siguiente link.

Entra aquí para ver el resto:
Vidas Construidas

Published in 3D AA Alvar Aalto AND Año Antoni Gaudí ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura asia Asse at AUDI BAJ bar CAC CAD casa ciudad ciudades Como DAS Editorial Fachada featured Finland frank lloyd wright gaudi GG historia Ido IL La Pedrera led Lia Materiales Mayo Movimiento Moderno Mundial NLA Personal Plataforma proyecto retratos RRA RS ruina ruinas sca SP STAV TAC tienda UID Uncategorized Vic Viena walter gropius