Skip to content →

Oficina alrededor de un árbol / Lukstudio

Descripción de los arquitectos. Muchos momentos valorados en arquitectura se manifiestan a través de la síntesis entre el espacio interior y el exterior. En un contexto urbano, estos momentos son a menudo públicos y efímeros, notados solamente a través de la interacción de los rayos solares intermitentes, cambiando sombras y filtrando la brisa, mientras uno pasea por la calle.

Descripción de los arquitectos. Muchos momentos valorados en arquitectura se manifiestan a través de la síntesis entre el espacio interior y el exterior. En un contexto urbano, estos momentos son a menudo públicos y efímeros, notados solamente a través de la interacción de los rayos solares intermitentes, cambiando sombras y filtrando la brisa, mientras uno pasea por la calle. Sin embargo, a veces, nuestro encuentro con la naturaleza puede ser más íntimo y permanente.

En este proyecto de nuestro estudio de diseño, ese momento de permanencia tomó forma en un patio olvidado, con un viejo árbol de chimonanthus, conocido también como ‘wintersweet’. Nos quedamos encantados de inmediato, por lo que, naturalmente, nuestros esfuerzos de diseño se centraron en la restauración de la dignidad de este árbol abandonado.

El sitio está ubicado en un lilong, un barrio típico de finales del siglo 19 en Shanghai, caracterizado por las callejuelas que conectan los históricos edificios y sus habitantes. A través de los años, el paciente Wintersweet presenció el paso del tiempo, mientras que sobrevivía a numerosos abusos y a la falta de mantenimiento. Nosotros queremos que sea nuestro secreto, pero lo más importante, es que queremos protegerlo. Por lo tanto, generamos un amortiguador al tránsito, empezando por una gran puerta de cristal enmarcado en un pórtico de acero inoxidable, seguido de una serie de espacios que incluyen una galería de vestíbulo, cuartos de servicio y despensa.

Decidimos rodear el árbol con los espacios en los que pasaríamos la mayor parte de nuestro tiempo, es decir la sala de conferencias y nuestra área de trabajo. Un cierro de doble acristalamiento de piso a techo, rodea el árbol y le otorga omnipresencia. Además, hemos desarrollado una manera de integrar físicamente el árbol en el interior del edificio, mediante la captura de sus sombras. Una paleta de colores claros fue elegida para todas las superficies interiores, incluyendo accesorios y muebles, transformando los interiores en una pantalla de proyección y presentando un espectáculo de sombras compuestas por el árbol, su follaje y la luz solar. De esta forma el árbol está siempre a la vista, siempre formando parte del espacio interior.

En contraste con la naturaleza enraizada de nuestro Wintersweet, los escritorios de la principal zona de trabajo sobresalen en voladizo desde la pared. El espacio sin obstáculos de patas de mobiliarios, muy apreciado por nuestros juguetones perros, está asegurado por una unidad de almacenamiento de pared, para todas las estaciones de computadoras, y un sistema de bandeja de cable multi-funcional integrada por cajones apilables. En consonancia con el enfoque despejado, las paredes están revestidas con tableros blancos, donde se pueden colgar diferentes elementos: un sistema flexible, que proporciona más superficies funcionales para el uso creativo.

Ser testigo de cómo esta casa abandonada se ha transformado en nuestro espacio de estudio ha sido un aprendizaje fructífero. El árbol Wintersweet recuperó su propósito de integrar la naturaleza con los espacios interiores hechos por el hombre, y lo disfrutamos como un momento de apreciación de la arquitectura en nuestro día a día.

Descripción de los arquitectos. Muchos momentos valorados en arquitectura se manifiestan a través de la síntesis entre el espacio interior y el exterior. En un contexto urbano, estos momentos son a menudo públicos y efímeros, notados solamente a través de la interacción de los rayos solares intermitentes, cambiando sombras y filtrando la brisa, mientras uno pasea por la calle. Sin embargo, a veces, nuestro encuentro con la naturaleza puede ser más íntimo y permanente.

En este proyecto de nuestro estudio de diseño, ese momento de permanencia tomó forma en un patio olvidado, con un viejo árbol de chimonanthus, conocido también como ‘wintersweet’. Nos quedamos encantados de inmediato, por lo que, naturalmente, nuestros esfuerzos de diseño se centraron en la restauración de la dignidad de este árbol abandonado.

El sitio está ubicado en un lilong, un barrio típico de finales del siglo 19 en Shanghai, caracterizado por las callejuelas que conectan los históricos edificios y sus habitantes. A través de los años, el paciente Wintersweet presenció el paso del tiempo, mientras que sobrevivía a numerosos abusos y a la falta de mantenimiento. Nosotros queremos que sea nuestro secreto, pero lo más importante, es que queremos protegerlo. Por lo tanto, generamos un amortiguador al tránsito, empezando por una gran puerta de cristal enmarcado en un pórtico de acero inoxidable, seguido de una serie de espacios que incluyen una galería de vestíbulo, cuartos de servicio y despensa.

Decidimos rodear el árbol con los espacios en los que pasaríamos la mayor parte de nuestro tiempo, es decir la sala de conferencias y nuestra área de trabajo. Un cierro de doble acristalamiento de piso a techo, rodea el árbol y le otorga omnipresencia. Además, hemos desarrollado una manera de integrar físicamente el árbol en el interior del edificio, mediante la captura de sus sombras. Una paleta de colores claros fue elegida para todas las superficies interiores, incluyendo accesorios y muebles, transformando los interiores en una pantalla de proyección y presentando un espectáculo de sombras compuestas por el árbol, su follaje y la luz solar. De esta forma el árbol está siempre a la vista, siempre formando parte del espacio interior.

En contraste con la naturaleza enraizada de nuestro Wintersweet, los escritorios de la principal zona de trabajo sobresalen en voladizo desde la pared. El espacio sin obstáculos de patas de mobiliarios, muy apreciado por nuestros juguetones perros, está asegurado por una unidad de almacenamiento de pared, para todas las estaciones de computadoras, y un sistema de bandeja de cable multi-funcional integrada por cajones apilables. En consonancia con el enfoque despejado, las paredes están revestidas con tableros blancos, donde se pueden colgar diferentes elementos: un sistema flexible, que proporciona más superficies funcionales para el uso creativo.

Ser testigo de cómo esta casa abandonada se ha transformado en nuestro espacio de estudio ha sido un aprendizaje fructífero. El árbol Wintersweet recuperó su propósito de integrar la naturaleza con los espacios interiores hechos por el hombre, y lo disfrutamos como un momento de apreciación de la arquitectura en nuestro día a día.

Entra aquí para ver el resto:
Oficina alrededor de un árbol / Lukstudio

Published in AA acero acero inoxidable ADI AND Año ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte at BAJ bar CAD casa color colores Como Conferencia CREA cristal DAS despensa diseño Edificios El Paso espacios ESTO Estudio flexible Ido IL interior Interiores Interiores De Oficina la sala Lia luz mad Mantenimiento Mayo MIT Mob mobiliario mueble Muebles naturaleza Orio Ota OTO Otro Otros Parede Paredes patio PEN Perros Plataforma proyecto puerta rios RS Shanghai SOM SP Spa Superficie TAC techo UID Uncategorized Vic Voladizo