Skip to content →

IX BIAU: Una arquitectura joven pero madura

Ya estamos cerramos el 2014, un año caracterizado por el desarrollo de grandes eventos arquitectónicos tanto a nivel mundial – Bienal de Venecia – como a nivel local – XXIV Bienal de Colombia , XVI Bienal de Perú – y latinoamericano, como la XIX Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito  y la  IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2014 (IX BIAU) .

Ya estamos cerramos el 2014, un año caracterizado por el desarrollo de grandes eventos arquitectónicos tanto a nivel mundial –Bienal de Venecia– como a nivel local –XXIV Bienal de Colombia, XVI Bienal de Perú– y latinoamericano, como la XIX Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito y la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2014 (IX BIAU).

En esta ocasión, reflexionando sobre lo que fue este intenso año en nuestra disciplina, compartimos la opinión de Humberto Viccina, arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura (Perú), quien opina sobre este último evento, la IX BIAU, realizada en Rosario (Argentina) con la presencia de 3.000 participantes y 70 expositores de toda Iberoamérica.

“Este evento refleja que en la América mestiza e inmigrante del siglo 21 las manifestaciones arquitectónicas han tomado una gran madurez y autonomía hasta para poder afirmar que será uno de los grandes polos de interés de la arquitectura contemporánea”, postula Viccina sobre el evento iberoamericano.

Lee esta colaboración del arquitecto Humberto Viccina, después del salto.

La IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2014 realizada en Rosario nos mostró una visión panorámica veloz e intensa de la producción arquitectónica actual en esta zona del mundo. Reunidos al borde del río Paraná, los premiados, disertantes, conferencistas, invitados y asistentes a este evento pudieron apreciar cómo en los últimos años la cara de Iberoamérica ha rejuvenecido, tal vez por la presencia de esos nuevos y entusiastas jóvenes arquitectos que en su mayor parte procedían de países latinoamericanos y fueron premiados o invitados a este evento para que muestren y expliquen sus obras, o el modo en que la pasión por la arquitectura les ha llevado a buscar mejorar el espacio para que vivan mejor las personas.

Entre los premiados se notaba la voluntad de renovar los viejos conceptos de la arquitectura erudita moderna buscando experimentar con formas nuevas de construcción y todo tipo de materiales y presupuestos. Con un cariz de bienal más latino… que iberoamericana, sin despreciar las exposiciones de los participantes europeos, este evento refleja que en la América mestiza e inmigrante del siglo 21 las manifestaciones arquitectónicas han tomado una gran madurez y autonomía hasta para poder afirmar que será – incluso ya lo es- uno de los grandes polos de interés de la arquitectura contemporánea.

De las obras premiadas resultan sobresalientes aquellas más ligadas al interés social o cultural sin ser mejores que las otras de tipo habitacional. Los equipamientos urbanos parecen ser claves para el desarrollo social y es también un campo de investigación proyectual que tiene hoy en muchos lugares resultados sorprendentes. Si intentamos hacer una selección para aprender un poco sobre cómo hacer arquitectura en Latinoamérica tendríamos que hablar necesariamente de la Plaza de las Artes en Sao Paulo, de Brasil Arquitetura; el Centro de Desarrollo Infantil El Guadual en el departamento del Cauca, de Feldman y Quiñonez; el jardín infantil Santo Domingo Savio en Medellín, de PLAN B arquitectos; la Biblioteca Casa de las Ideas en Tijuana, de CRO Studio y el colegio Santa Elena de Piedritas en Talara, de Añaños y Restrepo.

Esta selección subjetiva y radical -5 de 30 obras premiadas- resulta sin embargo atractiva porque se trata de proyectos absolutamente desligados de alguna influencia internacional, son proyectos pensados desde el lugar, las posibilidades económicas y constructivas, la vocación social y cultural del espacio de uso público; así como la búsqueda de soluciones espaciales y formales auténticas y originales que generan identidad. Son obras únicas e incomparables, irrepetibles en su concreción final pero ejemplares cómo manifestación de una actitud proyectual que se presenta rejuvenecida.

La Plaza de las Artes es una operación de sutura urbana que convierte un solar irregular en referencia espacial pública de una zona del centro de Sao Paulo. Es un edificio y no lo es, más bien podría leerse más como plaza pública que como edificio ya que todo lo construido y lo rescatado está subordinado al uso de un espacio común y abierto que los reúne y organiza, los conecta y es el nexo con el flujo de la gente y la ciudad. Tal vez por eso tiene un solo lenguaje formal, el del concreto armado visto, y unas ventanas más bien pequeñas y de variadas dimensiones que, ubicadas de manera irregular, dan énfasis al carácter sobrio y masivo, tal vez parco, de los volúmenes de los edificios que hacen de telón de fondo para la representación escénica de la vida.

En El Guadual, los espacios y las formas están íntimamente ligados a la construcción y los materiales. Diseñado en un ámbito participativo, las estructuras que combinan el concreto, el bambú, la caña y el metal forman un gran espacio central hacia donde se expanden las actividades con los niños. Es un espacio alegre donde los materiales vistos componen una atmósfera de informalidad que vuelve lúdico el uso del espacio y relacionan la arquitectura con la geografía y el clima tropical de la zona. Esto parece bien acompañado de los volúmenes que se desfasan para crear esa misma sensación de informalidad y juego que resulta apropiado para el usuario.

Por otro lado, un proyecto similar en la ciudad de Medellín aborda el problema de otra manera. El Jardín Infantil en el Barrio de Santo Domingo Savio recurre a la fragmentación para adaptar la arquitectura al terreno en pendiente, pero también eso es útil para adaptar el nuevo edificio al contexto residencial, ladera llena de casas autoconstruidas e incompletas que brindan también un paisaje fragmentado e informal. Sin embargo, se evita la mímesis total pintando los bloques del Jardín Infantil con tonos verde y azul para contrastar así con el color ladrillo visto que tienen la mayor parte de las casas aledañas.

La Biblioteca Casa de las Ideas, en un barrio informal de Tijuana, también quiere contribuir a elevar la calidad de vida y la seguridad en la zona. Estrategia ya utilizada en otras ciudades críticas, la Biblioteca constituye un hito de cultura y recreación que ha sido tomada como propia por los vecinos; de esa manera las relaciones sociales se hacen más fluidas y los agentes agresores disminuyen. Siendo un edificio de volumetría cerrada, es sin embargo un elemento fundamental de referencia y sus características formales facilitan algunos usos externos como el del anfiteatro al aire libre de uno de sus lados.

Finalmente, en el Colegio Santa Elena de Piedritas toma importancia la necesidad de potenciar una zona precaria y responder con certeza a las necesidades de espacio y al clima caluroso de esta zona del norte del Perú. Como si fuera poco, también el proyecto enfrenta bien el desafío de una construcción económica, con pocos recursos y con materiales de la zona. De esta manera ladrillo visto, concreto, metal reciclado, caña brava y madera son los elementos materiales que enlazan nuevamente la arquitectura con el desierto y hacen de esta intervención un elemento que marca una nueva manera de entender la construcción para los habitantes de este caserío cercano a Talara.

De todos estos proyectos que lucen la vitalidad que encarnan sus autores podemos entonces extraer la lección común de la autenticidad. Se trata de arquitecturas sinceras, propias, genuinas, únicas, honestas, realizadas para resolver un espacio local pero con grandes lecciones para la arquitectura global, tan repetitiva y acuñada de firmas frías de arquitectos famosos, imagen del despilfarro y de la ostentación empresarial y anónima. Estos proyectos me parecen lecciones de trabajo arquitectónico, presentándonos las múltiples posibilidades que tenemos de inventar arquitectura para mejorar el ámbito del hombre, así como la necesidad de trabajar con los usuarios, los promotores y gestores de la sociedad para hacer proyectos más coherentes que resuelvan problemas y no se ocupen por ningún motivo de la imagen profesional o artística de sus arquitectos.

Humberto Viccina es arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura, Perú. Ha realizado una maestría en Arquitectura-Historia, Teoría y Crítica en la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima. Es autor de diversos artículos y prepara actualmente un trabajo sobre la situación de la arquitectura contemporánea en Latinoamérica. 

Este artículo fue elaborado por uno de nuestros lectores y seleccionado por nuestro equipo editorial. Si quieres compartir tus ideas en Plataforma Arquitectura y ArchDaily México, escríbenos a [email protected]

IX BIAU Rosario: Nuevas geografías en contextos iberoamericanos

Ya estamos cerramos el 2014, un año caracterizado por el desarrollo de grandes eventos arquitectónicos tanto a nivel mundial –Bienal de Venecia– como a nivel local –XXIV Bienal de Colombia, XVI Bienal de Perú– y latinoamericano, como la XIX Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito y la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2014 (IX BIAU).

En esta ocasión, reflexionando sobre lo que fue este intenso año en nuestra disciplina, compartimos la opinión de Humberto Viccina, arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura (Perú), quien opina sobre este último evento, la IX BIAU, realizada en Rosario (Argentina) con la presencia de 3.000 participantes y 70 expositores de toda Iberoamérica.

“Este evento refleja que en la América mestiza e inmigrante del siglo 21 las manifestaciones arquitectónicas han tomado una gran madurez y autonomía hasta para poder afirmar que será uno de los grandes polos de interés de la arquitectura contemporánea”, postula Viccina sobre el evento iberoamericano.

Lee esta colaboración del arquitecto Humberto Viccina, después del salto.

La IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2014 realizada en Rosario nos mostró una visión panorámica veloz e intensa de la producción arquitectónica actual en esta zona del mundo. Reunidos al borde del río Paraná, los premiados, disertantes, conferencistas, invitados y asistentes a este evento pudieron apreciar cómo en los últimos años la cara de Iberoamérica ha rejuvenecido, tal vez por la presencia de esos nuevos y entusiastas jóvenes arquitectos que en su mayor parte procedían de países latinoamericanos y fueron premiados o invitados a este evento para que muestren y expliquen sus obras, o el modo en que la pasión por la arquitectura les ha llevado a buscar mejorar el espacio para que vivan mejor las personas.

Entre los premiados se notaba la voluntad de renovar los viejos conceptos de la arquitectura erudita moderna buscando experimentar con formas nuevas de construcción y todo tipo de materiales y presupuestos. Con un cariz de bienal más latino… que iberoamericana, sin despreciar las exposiciones de los participantes europeos, este evento refleja que en la América mestiza e inmigrante del siglo 21 las manifestaciones arquitectónicas han tomado una gran madurez y autonomía hasta para poder afirmar que será – incluso ya lo es- uno de los grandes polos de interés de la arquitectura contemporánea.

De las obras premiadas resultan sobresalientes aquellas más ligadas al interés social o cultural sin ser mejores que las otras de tipo habitacional. Los equipamientos urbanos parecen ser claves para el desarrollo social y es también un campo de investigación proyectual que tiene hoy en muchos lugares resultados sorprendentes. Si intentamos hacer una selección para aprender un poco sobre cómo hacer arquitectura en Latinoamérica tendríamos que hablar necesariamente de la Plaza de las Artes en Sao Paulo, de Brasil Arquitetura; el Centro de Desarrollo Infantil El Guadual en el departamento del Cauca, de Feldman y Quiñonez; el jardín infantil Santo Domingo Savio en Medellín, de PLAN B arquitectos; la Biblioteca Casa de las Ideas en Tijuana, de CRO Studio y el colegio Santa Elena de Piedritas en Talara, de Añaños y Restrepo.

Esta selección subjetiva y radical -5 de 30 obras premiadas- resulta sin embargo atractiva porque se trata de proyectos absolutamente desligados de alguna influencia internacional, son proyectos pensados desde el lugar, las posibilidades económicas y constructivas, la vocación social y cultural del espacio de uso público; así como la búsqueda de soluciones espaciales y formales auténticas y originales que generan identidad. Son obras únicas e incomparables, irrepetibles en su concreción final pero ejemplares cómo manifestación de una actitud proyectual que se presenta rejuvenecida.

La Plaza de las Artes es una operación de sutura urbana que convierte un solar irregular en referencia espacial pública de una zona del centro de Sao Paulo. Es un edificio y no lo es, más bien podría leerse más como plaza pública que como edificio ya que todo lo construido y lo rescatado está subordinado al uso de un espacio común y abierto que los reúne y organiza, los conecta y es el nexo con el flujo de la gente y la ciudad. Tal vez por eso tiene un solo lenguaje formal, el del concreto armado visto, y unas ventanas más bien pequeñas y de variadas dimensiones que, ubicadas de manera irregular, dan énfasis al carácter sobrio y masivo, tal vez parco, de los volúmenes de los edificios que hacen de telón de fondo para la representación escénica de la vida.

En El Guadual, los espacios y las formas están íntimamente ligados a la construcción y los materiales. Diseñado en un ámbito participativo, las estructuras que combinan el concreto, el bambú, la caña y el metal forman un gran espacio central hacia donde se expanden las actividades con los niños. Es un espacio alegre donde los materiales vistos componen una atmósfera de informalidad que vuelve lúdico el uso del espacio y relacionan la arquitectura con la geografía y el clima tropical de la zona. Esto parece bien acompañado de los volúmenes que se desfasan para crear esa misma sensación de informalidad y juego que resulta apropiado para el usuario.

Por otro lado, un proyecto similar en la ciudad de Medellín aborda el problema de otra manera. El Jardín Infantil en el Barrio de Santo Domingo Savio recurre a la fragmentación para adaptar la arquitectura al terreno en pendiente, pero también eso es útil para adaptar el nuevo edificio al contexto residencial, ladera llena de casas autoconstruidas e incompletas que brindan también un paisaje fragmentado e informal. Sin embargo, se evita la mímesis total pintando los bloques del Jardín Infantil con tonos verde y azul para contrastar así con el color ladrillo visto que tienen la mayor parte de las casas aledañas.

La Biblioteca Casa de las Ideas, en un barrio informal de Tijuana, también quiere contribuir a elevar la calidad de vida y la seguridad en la zona. Estrategia ya utilizada en otras ciudades críticas, la Biblioteca constituye un hito de cultura y recreación que ha sido tomada como propia por los vecinos; de esa manera las relaciones sociales se hacen más fluidas y los agentes agresores disminuyen. Siendo un edificio de volumetría cerrada, es sin embargo un elemento fundamental de referencia y sus características formales facilitan algunos usos externos como el del anfiteatro al aire libre de uno de sus lados.

Finalmente, en el Colegio Santa Elena de Piedritas toma importancia la necesidad de potenciar una zona precaria y responder con certeza a las necesidades de espacio y al clima caluroso de esta zona del norte del Perú. Como si fuera poco, también el proyecto enfrenta bien el desafío de una construcción económica, con pocos recursos y con materiales de la zona. De esta manera ladrillo visto, concreto, metal reciclado, caña brava y madera son los elementos materiales que enlazan nuevamente la arquitectura con el desierto y hacen de esta intervención un elemento que marca una nueva manera de entender la construcción para los habitantes de este caserío cercano a Talara.

De todos estos proyectos que lucen la vitalidad que encarnan sus autores podemos entonces extraer la lección común de la autenticidad. Se trata de arquitecturas sinceras, propias, genuinas, únicas, honestas, realizadas para resolver un espacio local pero con grandes lecciones para la arquitectura global, tan repetitiva y acuñada de firmas frías de arquitectos famosos, imagen del despilfarro y de la ostentación empresarial y anónima. Estos proyectos me parecen lecciones de trabajo arquitectónico, presentándonos las múltiples posibilidades que tenemos de inventar arquitectura para mejorar el ámbito del hombre, así como la necesidad de trabajar con los usuarios, los promotores y gestores de la sociedad para hacer proyectos más coherentes que resuelvan problemas y no se ocupen por ningún motivo de la imagen profesional o artística de sus arquitectos.

Humberto Viccina es arquitecto y profesor del Programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura, Perú. Ha realizado una maestría en Arquitectura-Historia, Teoría y Crítica en la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima. Es autor de diversos artículos y prepara actualmente un trabajo sobre la situación de la arquitectura contemporánea en Latinoamérica. 

Este artículo fue elaborado por uno de nuestros lectores y seleccionado por nuestro equipo editorial. Si quieres compartir tus ideas en Plataforma Arquitectura y ArchDaily México, escríbenos a [email protected]

IX BIAU Rosario: Nuevas geografías en contextos iberoamericanos

Continua leyendo aquí:
IX BIAU: Una arquitectura joven pero madura

Published in 2014 AA ADI al bordE AND Año ARCO Argentina ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arquitectura y Urbanismo Arte artículos at autonomía BAJ bar BIAU biblioteca bienal Bienal de Venecia bloque Brasil Brasil Arquitetura CAC CAD Cali casa Casas ciudad ciudades Clima colaboración Colegio colombia color Como concreto construcción CREA Cultura DAS departamento desierto Edificios Editorial Equipamiento ESOS espacios ESTO Estructura Estructuras Eventos exposicion exposiciones GAD Ganadores Genie Gent geografía Herent historia iberoamericana identidad Ido IL InForm internacional intervención IX BIAU jardín jardín infantil ladrillo latinoamerica led Lima LOCAL mad madera Materiales Mayo Medellín metal México Mundial mundo NLA NORTE Obras OMA Ota OTO Otro Ovar paisaje PEN perú Plan B Arquitectos Plataforma Plaza premio proyecto proyectos Quito Real render Representación residencia Residencial Resultados rios RMA arquitectura roble Rosario RRA RS Salt Santa Santo Domingo sca seguridad SP Spa TAC Teatro teoría Tienen tijuana u mayor UID Uncategorized universidad Urbanismo Venecia ventanas Vic