Skip to content →

Imprimir una casa entera en 3D. Cómo el futuro luce para un arquitecto con visión

Benjamin Dillenburger ha creado una sala tan intrincada como una construida durante cientos de años, en cuestión de días. ¿Su herramienta? Una impresora 3-D

Benjamin Dillenburger ha creado una sala tan intrincada como una construida durante cientos de años, en cuestión de días. ¿Su herramienta? Una impresora 3-D. En entrevista se habla con el arquitecto sobre empujar los límites del diseño digital y su sueño de algún día imprimir una casa entera.

Las curvas de ópera de la arquitectura barroca resultan apasionantes para los visitantes de las catedrales, palacios y grutas de la Europa del siglo 17. Pero en un mundo moderno obsesionado con la eficacia y la rapidez, apasionante no es suficiente para justificar el alto costo y años de mano de obra que se requieren para levantar tales estructuras.

Por eso es que los diseños de Benjamin Dillenburger son una revelación.



En 2013, el arquitecto nacido en Alemania y educado en Suiza, reveló una habitación que es tan dinámica y compleja como algo construido durante cientos de años. Pero el espacio, llamado Digital Grotesque, tomó días, no siglos, en fabricar. Y no le tomó ni un solo golpe del cincel. La arquitectura se concibió con el uso de algoritmos. A continuación, se generó con una impresora 3-D (una impresora gigante que utiliza capas de cuarzo triturado para hacer arenisca).



Fue la primera vez que una habitación entera había sido impresa. Desde entonces, Dillenburger se ha trasladado a Canadá, donde, como profesor asistente en la Facultad de Arquitectura, Paisaje y Diseño de la Universidad John H. Daniels, en Toronto, continúa su investigación sobre las posibilidades del diseño digital y la fabricación.

Él sueña con sobre cómo utilizar ordenadores portátiles para crear edificios más hermosos, románticos, llenos de vida; y cómo puede, un día, imprimir toda una casa.

Aquí, los pensamientos de Dillenburger sobre el futuro (que podría lucir como el pasado) de la construcción de edificios.







Hábleme de su proyecto, Digital Grotesque.



Digital Grotesque fue una colaboración con [el arquitecto] Michael Hansmeyer. Nosotros nos encargamos de dos líneas de investigación: diseño computacional, o diseño de arquitectura mediante el uso de la computadora, y de la fabricación digital, o la fabricación de arquitectura con un ordenador. Con un diseño computacional, podemos diseñar formas que difícilmente podemos imaginar. O al menos, no del todo manualmente. Entonces, con la impresión 3-D en realidad somos capaces de construirlos. Esa es la cosa más especial de Digital Grotesque, que hemos sido capaces de imaginar y construir formas que no podríamos dibujar manualmente, algo que nunca pudimos hacer antes.



¿Cuál fue el proceso de creación de la forma de la habitación?



Es algorítmica. Pero el proceso en sí es muy simple. Comenzamos con una forma relativamente sencilla. Un cubo. Usted puede imaginar sus superficies planas. Simulamos un proceso de plegado o división, con un ordenador, una y otra vez, doblando las superficies. Terminamos con millones de pequeñas facetas. Así es como se derivó inicialmente la geometría. Una vez que tuvimos esta geometría en el ordenador, luego creamos variaciones sobre el mismo. Luego recogimos las variaciones que nos gustaban, y dejamos que el ordenador las combinara para crear nuevas iteraciones. Así fue como creamos el diseño.



¿Eso suena como que la computadora es más como un socio en el proceso, no sólo una herramienta?



Sí, podrías decir eso. Al comienzo del proceso, no podemos prever el resultado. Es un circuito de retroalimentación. Se crea un conjunto de parámetros. Y el ordenador te da un resultado. Al evaluar el resultado, entonces adaptas los parámetros. Entonces, el resultado va a cambiar. No es como imaginar algo en tu mente y construirlo. Siempre hay un momento de sorpresa cuando se trabaja con un ordenador con tal configuración.







Digital Grotesque fue un proyecto conceptual. ¿Pero hay una aplicación práctica de esta tecnología?



Hay una muy alta demanda de arquitectura de forma libre. Una arquitectura que no esté definida por paneles planos y ortogonales. Pero sigue siendo muy caro y complicado de fabricar. Esa podría ser una de las razones por las que los arquitectos están todavía limitados a los paradigmas de la modernidad, en el que todo está estandarizado y todo es rectangular. Pero con estas impresoras 3-D, la complejidad no importa. Usted puede ser capaz de fabricar elementos complejos de construcción por el mismo costo que los estandarizados. Creo que esto podría cambiar drásticamente la arquitectura. Podríamos ser capaces de liberarnos de las limitaciones de componentes estandarizados, lo que podría resultar en mejores edificios. Visualmente, los edificios más atractivos son los más complejos.



¿Cuánto tiempo se tomó Digital Grotesque para imprimir?



Aproximadamente una semana de tiempo total de impresión. Fue un año para el diseño y la composición. Pero para imprimir sólo una semana.



¿Cómo hubiera sido si se hubiera esculpido en piedra?



Se necesitarían cientos de personas por mucho tiempo. Tiene una cualidad barroca, como si tuviera superficies talladas a mano. Nadie hoy hace eso nunca más. Pero creo que podría llegar a ser posible de nuevo. Esa es una muy buena manera de utilizar las tecnologías digitales.







¿Usted ve un día en que las impresoras gigantes en 3-D salpiquen el horizonte de una ciudad, en la forma en que las grúas lo hacen ahora?



Por supuesto, eso sería fantástico. Esa es una visión agradable. Hay gente que investiga las impresoras que imprimen muros, y escalan sobre los muros impresos, más y más alto, con el fin de imprimir. Pero la visión más cercana, creo, sería la de tener una sala de impresión, en el lugar donde se fabrican estos componentes, y entonces ensamblarlos todos directamente.



¿Cree usted que este es un importante momento de cambio en el diseño?



Los cambios en las tecnologías a menudo son motores de la innovación en la arquitectura. Sucedió lo mismo con el hierro fundido, el hormigón armado. Incluso con el vidrio. Pero al mismo tiempo, creo que la idea del arquitecto de enviar datos directamente a la máquina sería interesante. Sería una manera más directa de diseñar y crear edificios. Los arquitectos podrían diseñar y construir casas ellos mismos. Esto les podría dar un mayor grado de control.



¿Podría esto también significar que la gente podría imprimir sus propias casas?



Eso es posible, pero no estoy seguro de que la gente quiera eso. Por lo general, la gente necesita un arquitecto para transferir su visión o ideas a formas construidas. No es fácil diseñar una casa. Para las personas, a menudo es difícil para ellos formular exactamente lo que quieren en primer lugar.







¿Así que usted no ve un día en el futuro cuando los arquitectos sean despedidos por estas máquinas?



En realidad no. Mientras los arquitectos se preocupen por crear experiencias especiales y espacios interesantes, serán siempre necesarios.



¿Cuáles son sus próximos pasos?



Me gustaría ampliar la escala. No sólo para imprimir una habitación, sino para imprimir una casa entera.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Imprimir una casa entera en 3D. Cómo el futuro luce para un arquitecto con visión

Benjamin Dillenburger ha creado una sala tan intrincada como una construida durante cientos de años, en cuestión de días. ¿Su herramienta? Una impresora 3-D. En entrevista se habla con el arquitecto sobre empujar los límites del diseño digital y su sueño de algún día imprimir una casa entera.

Las curvas de ópera de la arquitectura barroca resultan apasionantes para los visitantes de las catedrales, palacios y grutas de la Europa del siglo 17. Pero en un mundo moderno obsesionado con la eficacia y la rapidez, apasionante no es suficiente para justificar el alto costo y años de mano de obra que se requieren para levantar tales estructuras.

Por eso es que los diseños de Benjamin Dillenburger son una revelación.



En 2013, el arquitecto nacido en Alemania y educado en Suiza, reveló una habitación que es tan dinámica y compleja como algo construido durante cientos de años. Pero el espacio, llamado Digital Grotesque, tomó días, no siglos, en fabricar. Y no le tomó ni un solo golpe del cincel. La arquitectura se concibió con el uso de algoritmos. A continuación, se generó con una impresora 3-D (una impresora gigante que utiliza capas de cuarzo triturado para hacer arenisca).



Fue la primera vez que una habitación entera había sido impresa. Desde entonces, Dillenburger se ha trasladado a Canadá, donde, como profesor asistente en la Facultad de Arquitectura, Paisaje y Diseño de la Universidad John H. Daniels, en Toronto, continúa su investigación sobre las posibilidades del diseño digital y la fabricación.

Él sueña con sobre cómo utilizar ordenadores portátiles para crear edificios más hermosos, románticos, llenos de vida; y cómo puede, un día, imprimir toda una casa.

Aquí, los pensamientos de Dillenburger sobre el futuro (que podría lucir como el pasado) de la construcción de edificios.







Hábleme de su proyecto, Digital Grotesque.



Digital Grotesque fue una colaboración con [el arquitecto] Michael Hansmeyer. Nosotros nos encargamos de dos líneas de investigación: diseño computacional, o diseño de arquitectura mediante el uso de la computadora, y de la fabricación digital, o la fabricación de arquitectura con un ordenador. Con un diseño computacional, podemos diseñar formas que difícilmente podemos imaginar. O al menos, no del todo manualmente. Entonces, con la impresión 3-D en realidad somos capaces de construirlos. Esa es la cosa más especial de Digital Grotesque, que hemos sido capaces de imaginar y construir formas que no podríamos dibujar manualmente, algo que nunca pudimos hacer antes.



¿Cuál fue el proceso de creación de la forma de la habitación?



Es algorítmica. Pero el proceso en sí es muy simple. Comenzamos con una forma relativamente sencilla. Un cubo. Usted puede imaginar sus superficies planas. Simulamos un proceso de plegado o división, con un ordenador, una y otra vez, doblando las superficies. Terminamos con millones de pequeñas facetas. Así es como se derivó inicialmente la geometría. Una vez que tuvimos esta geometría en el ordenador, luego creamos variaciones sobre el mismo. Luego recogimos las variaciones que nos gustaban, y dejamos que el ordenador las combinara para crear nuevas iteraciones. Así fue como creamos el diseño.



¿Eso suena como que la computadora es más como un socio en el proceso, no sólo una herramienta?



Sí, podrías decir eso. Al comienzo del proceso, no podemos prever el resultado. Es un circuito de retroalimentación. Se crea un conjunto de parámetros. Y el ordenador te da un resultado. Al evaluar el resultado, entonces adaptas los parámetros. Entonces, el resultado va a cambiar. No es como imaginar algo en tu mente y construirlo. Siempre hay un momento de sorpresa cuando se trabaja con un ordenador con tal configuración.







Digital Grotesque fue un proyecto conceptual. ¿Pero hay una aplicación práctica de esta tecnología?



Hay una muy alta demanda de arquitectura de forma libre. Una arquitectura que no esté definida por paneles planos y ortogonales. Pero sigue siendo muy caro y complicado de fabricar. Esa podría ser una de las razones por las que los arquitectos están todavía limitados a los paradigmas de la modernidad, en el que todo está estandarizado y todo es rectangular. Pero con estas impresoras 3-D, la complejidad no importa. Usted puede ser capaz de fabricar elementos complejos de construcción por el mismo costo que los estandarizados. Creo que esto podría cambiar drásticamente la arquitectura. Podríamos ser capaces de liberarnos de las limitaciones de componentes estandarizados, lo que podría resultar en mejores edificios. Visualmente, los edificios más atractivos son los más complejos.



¿Cuánto tiempo se tomó Digital Grotesque para imprimir?



Aproximadamente una semana de tiempo total de impresión. Fue un año para el diseño y la composición. Pero para imprimir sólo una semana.



¿Cómo hubiera sido si se hubiera esculpido en piedra?



Se necesitarían cientos de personas por mucho tiempo. Tiene una cualidad barroca, como si tuviera superficies talladas a mano. Nadie hoy hace eso nunca más. Pero creo que podría llegar a ser posible de nuevo. Esa es una muy buena manera de utilizar las tecnologías digitales.







¿Usted ve un día en que las impresoras gigantes en 3-D salpiquen el horizonte de una ciudad, en la forma en que las grúas lo hacen ahora?



Por supuesto, eso sería fantástico. Esa es una visión agradable. Hay gente que investiga las impresoras que imprimen muros, y escalan sobre los muros impresos, más y más alto, con el fin de imprimir. Pero la visión más cercana, creo, sería la de tener una sala de impresión, en el lugar donde se fabrican estos componentes, y entonces ensamblarlos todos directamente.



¿Cree usted que este es un importante momento de cambio en el diseño?



Los cambios en las tecnologías a menudo son motores de la innovación en la arquitectura. Sucedió lo mismo con el hierro fundido, el hormigón armado. Incluso con el vidrio. Pero al mismo tiempo, creo que la idea del arquitecto de enviar datos directamente a la máquina sería interesante. Sería una manera más directa de diseñar y crear edificios. Los arquitectos podrían diseñar y construir casas ellos mismos. Esto les podría dar un mayor grado de control.



¿Podría esto también significar que la gente podría imprimir sus propias casas?



Eso es posible, pero no estoy seguro de que la gente quiera eso. Por lo general, la gente necesita un arquitecto para transferir su visión o ideas a formas construidas. No es fácil diseñar una casa. Para las personas, a menudo es difícil para ellos formular exactamente lo que quieren en primer lugar.







¿Así que usted no ve un día en el futuro cuando los arquitectos sean despedidos por estas máquinas?



En realidad no. Mientras los arquitectos se preocupen por crear experiencias especiales y espacios interesantes, serán siempre necesarios.



¿Cuáles son sus próximos pasos?



Me gustaría ampliar la escala. No sólo para imprimir una habitación, sino para imprimir una casa entera.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Imprimir una casa entera en 3D. Cómo el futuro luce para un arquitecto con visión

Más:
Imprimir una casa entera en 3D. Cómo el futuro luce para un arquitecto con visión

Published in 2013 2014 3D AA ADI AGi alemania AND Año ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura arquitectura barroca at BAJ bar Barro CAC CAD Canadá casa Casas ciudad colaboración Como construcción CREA Cubo DAS diseño Diseños Edificios EDU El Alto entrevista Entrevistas ESOS espacios Especial ESTO Estructura Estructuras europa Fabricación digital futuro GAD GAM General Gent geometría hierro hormigón ICHA Ido IL innovación JAM Lia mad Mayo MIT mundo muro Nantes Nara noticias Ota OTO Otro Otros paisaje Palacios Panel PEN piedra Planos primer lugar Primera proyecto Real revista rios RRA RS sca SOM SP Spa suiza Superficie TAC Toronto UID Uncategorized universidad vidrio