Skip to content →

Hotel Mousai / Estudio M+N

© Gonzalo Viramonte Arquitectos: Estudio M+N Ubicación: Capilla del Monte, Cordoba, Argentina Arquitectos Autores: Mariela Marchisio + Cristián Nanzer Proyecto Integral De Arquitectura: Mariela Marchisio, Cristián Nanzer Colaborador En Desarrollo De Proyecto: Marcos Barboza Área: 399.96 m2 Año Proyecto: 2013 Fotografías: Gonzalo Viramonte © Gonzalo Viramonte Descripción de los arquitectos. El proyecto consistió en modificar una vieja casona de principios del siglo XX, la que funcionó como hostería desde los años 40, convertirla en un pequeño hotel de 10 habitaciones, tratando de sacar partido del escaso terreno libre. © Gonzalo Viramonte Se pensó el hotel como una operación de superposición, una nueva estructura perimetral, que diera cuenta de los espacios vacantes, a la vez que articulara la casona original con ampliaciones de menor calidad que se habían sumado en el tiempo


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Descripción de los arquitectos. El proyecto consistió en modificar una vieja casona de principios del siglo XX, la que funcionó como hostería desde los años 40, convertirla en un pequeño hotel de 10 habitaciones, tratando de sacar partido del escaso terreno libre.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Se pensó el hotel como una operación de superposición, una nueva estructura perimetral, que diera cuenta de los espacios vacantes, a la vez que articulara la casona original con ampliaciones de menor calidad que se habían sumado en el tiempo.



Nuevos espacios y programas a partir de una osamenta de hormigón armado, que resolvió en una sola pieza, el hall de acceso y una pileta en su azotea, dejando pequeños patios y rajas de luz para que siempre se destaque el cuerpo original de la antigua construcción. Recubriendo esta, se desarrolló una estructura metálica que funciona de soporte de un entramado de hierros de construcción para una fachada de glicinas, al tiempo que avanza sobre la terraza de los volúmenes planos, conformando decks y lugares de expansión desde donde se puede apreciar el paisaje dominado por el cerro Uritorco.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

El proyecto se juega en los intersticios de los patios y sus dos estructuras, la de hormigón, que resuelve el ingreso y marco de acceso a la casa y la metálica, que se desprende como una geometría caligráfica en diálogo con las formas de los techos de fuerte pendiente de la vieja hostería.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Hay una voluntad de construir la atmósfera de un jardín ruinoso, hecho de hierros oxidados y enredaderas ascendentes, que al atravesarlo, da lugar al descubrimiento de los espacios más umbríos de la casa.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

El tiempo, como tensión argumental en el recorrido fluido de espacios interiores y exteriores, una atmósfera construida con una materialidad austera y cruda, un collage hecho de la reutilización de pisos, artefactos sanitarios y muebles de la propia demolición, dislocando las partes, los vestigios de otras épocas en la conformación de lo contemporáneo.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Todo el proyecto tiene las características de una obra inconclusa, que seguirá mudando de aspecto y usos, que quedará implicada en un juego sin fin y sin retorno. 



El paisaje interior se completa con el devenir de los huéspedes, que se suceden, simétricamente a los de principios del siglo XX, en la vieja hostería serrana.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Descripción de los arquitectos. El proyecto consistió en modificar una vieja casona de principios del siglo XX, la que funcionó como hostería desde los años 40, convertirla en un pequeño hotel de 10 habitaciones, tratando de sacar partido del escaso terreno libre.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Se pensó el hotel como una operación de superposición, una nueva estructura perimetral, que diera cuenta de los espacios vacantes, a la vez que articulara la casona original con ampliaciones de menor calidad que se habían sumado en el tiempo.



Nuevos espacios y programas a partir de una osamenta de hormigón armado, que resolvió en una sola pieza, el hall de acceso y una pileta en su azotea, dejando pequeños patios y rajas de luz para que siempre se destaque el cuerpo original de la antigua construcción. Recubriendo esta, se desarrolló una estructura metálica que funciona de soporte de un entramado de hierros de construcción para una fachada de glicinas, al tiempo que avanza sobre la terraza de los volúmenes planos, conformando decks y lugares de expansión desde donde se puede apreciar el paisaje dominado por el cerro Uritorco.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

El proyecto se juega en los intersticios de los patios y sus dos estructuras, la de hormigón, que resuelve el ingreso y marco de acceso a la casa y la metálica, que se desprende como una geometría caligráfica en diálogo con las formas de los techos de fuerte pendiente de la vieja hostería.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Hay una voluntad de construir la atmósfera de un jardín ruinoso, hecho de hierros oxidados y enredaderas ascendentes, que al atravesarlo, da lugar al descubrimiento de los espacios más umbríos de la casa.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

El tiempo, como tensión argumental en el recorrido fluido de espacios interiores y exteriores, una atmósfera construida con una materialidad austera y cruda, un collage hecho de la reutilización de pisos, artefactos sanitarios y muebles de la propia demolición, dislocando las partes, los vestigios de otras épocas en la conformación de lo contemporáneo.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Todo el proyecto tiene las características de una obra inconclusa, que seguirá mudando de aspecto y usos, que quedará implicada en un juego sin fin y sin retorno. 



El paisaje interior se completa con el devenir de los huéspedes, que se suceden, simétricamente a los de principios del siglo XX, en la vieja hostería serrana.


© Gonzalo Viramonte

© Gonzalo Viramonte

Ve más aquí:
Hotel Mousai / Estudio M+N

Published in 2013 AA AND Año ARCO Argentina ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte at BAJ bar CAC CAD Cali Capilla Capilla del Monte casa Casas Como construcción Cordoba deck decks espacios Estructura estructura metálica Estructuras Estudio exteriores Fachada featured flickr fotografía Gent geometría hierro hormigón Hotel Hoteles Ido IL interior Interiores jardín led Lia luz mad materialidad mueble Muebles OMA OTO paisaje patio PEN pisos Planos Plataforma proyecto rios RRA RS sca siglo XX SP Spa TAC techo terraza Ubicación UID Uncategorized usa Uster