Skip to content →

Heredero del legado de Frank Lloyd Wright

Bart Prince es un valiente y audaz arquitecto norteamericano que a través de su trabajo enseña a defender la diversidad de ideas, la locura y la construcción de proyectos auténticos, futuristas y polémicos que cambian la fisonomía de las ciudades y del entorno. Estadounidense, escocés, mexicano y universal, Bart Prince, nacido el 24 de junio de 1947 Albuquerque, Nuevo México, es un personaje único en la arquitectura estadounidense. Heredero del legado de Frank Lloyd Wright, amigo de Bruce Goff y algunos arquitectos mexicanos, así como del desierto, su entorno natural

Bart Prince es un valiente y audaz arquitecto norteamericano que a través de su trabajo enseña a defender la diversidad de ideas, la locura y la construcción de proyectos auténticos, futuristas y polémicos que cambian la fisonomía de las ciudades y del entorno.

Estadounidense, escocés, mexicano y universal, Bart Prince, nacido el 24 de junio de 1947 Albuquerque, Nuevo México, es un personaje único en la arquitectura estadounidense. Heredero del legado de Frank Lloyd Wright, amigo de Bruce Goff y algunos arquitectos mexicanos, así como del desierto, su entorno natural. Hábil músico en la soledad, geómetra y científico que va caminando solo hacia una victoria segura que le ha garantizado la inmortalidad en su gremio, pues su valentía lo ha puesto en los ojos del mundo y lo ha convertido en uno de los mejores arquitectos de Norteamérica.







UNA MISMA RAÍZ



Siempre se ha visto al Río Bravo más que como una barrera natural entre México y Estados Unidos como un obstáculo para el cumplimiento de muchos sueños -sobre todo desde la parte mexicana-, sin embargo, resultaría más útil ver cuáles son los vasos comunicantes que hay entre estos dos países tan diferentes pero en algunos casos tan similares; Coahuila tiene algo de Texas, Nuevo México tiene algo de Chihuahua y Baja California tiene algo de California; la parte norte de México y el sur de los Estados Unidos tienen mucho en común y Bart Prince es un sólido puente que reconcilia a las dos naciones y las une.



La de Prince es una arquitectura del desierto surgida de la tierra, del adobe, de las grietas, que al mismo tiempo es contemporánea, incluso polémica.



Nuevo México, al haber formado parte de México, quedó marcado con su enorme influencia cultural. Las manifestaciones artísticas nacidas tras anexarse a Estados Unidos, surgieron de esas raíces combinadas con otras culturas que las pulieron y las cambiaron de forma determinante, como sucede con tantos países alrededor del mundo.



Bart Prince se formó como arquitecto en la Universidad del Estado de Arizona. En 1968 fue premiado por la fundación de Arquitectura Travel Grant y pasó el verano trabajando para la corporación para el desarrollo de Cwmbran en el diseño del nuevo poblado Cwmbran en Gales. Ese mismo año conocería a Bruce Goff, quien se convirtió en su maestro y mayor influencia. Ha participado en bienales por todo el mundo y ha recibido infinidad de premios y reconocimientos, entre ellos tres ediciones del Premio Record House of the Year (1985, 1989 y 1991) y el Premio de Diseño Internacional de Excelencia, otorgado por la Conferencia Internacional de Diseño-México, en 2004.





Joe and Etsuko Price Residence, Corona del Mar, California (1984-1989).



UN LABORATORIO DE IDEAS



La multipremiada Residencia y estudio de Bart Prince en Albuquerque, Nuevo México (1983-1984) no es una obra fácil de describir. La planta baja está compuesta por diferentes círculos, lo que hace recordar mucho al Museo Guggenheim en Nueva York, obra de Frank Lloyd Wright. Dos círculos de diferentes medidas se encuentran en la parte posterior del predio y están conectados por escaleras. Hay vigas concéntricas, radiales y escaleras circulares que se ligan a los volúmenes principales de la composición. Las cubiertas de los volúmenes nos recuerdan el caparazón de los caracoles que forman parte de la naturaleza.



En el nivel inferior o en el nivel de piso, Prince diseñó dos cuerpos o conchas conectadas con cuatro escaleras de espiral sin ningún muro recto, un verdadero homenaje al círculo a través de la ruptura de reglas. En los niveles medio y superior hay terrazas formadas por dos cuerpos de diferentes formas que están conectados por las mismas cuatro escaleras y desde el cenit baja luz solar hacia el interior de las escaleras, iluminándolas.



El nivel intermedio es un poco alargado y se rompe con la apertura de un espacio muy amplio al final de uno de sus lados, es un nivel comunicante y esbelto, incluso sus quiebres no son del todo circulares, son curvos y rectos. Este nivel hace que, visto desde el exterior, el último nivel parezca estar suspendido en el aire, casi como una nave espacial que momentos antes quedó congelada por un rayo.



El nivel superior es un área más amplia, casi un mirador que tiene una forma rectangular con las esquinas boleadas y que dialoga con todos los elementos del diseño. Los círculos más pequeños dentro de él son escaleras y sanitarios.



Al ver la elevación lateral se aprecia que sus formas son muy ricas y variadas: superficies curvas, rectas, barandales, ventanas circulares, ventanas alargadas, ventanas en forma de chupón que remiten a la arquitectura náutica, formas futuristas, tradicionales y diferentes que causan sorpresa y emoción. Es un edificio que tiene que verse por horas y horas, un laboratorio de ideas locas, y también una obra multipremiada.



Al ver la elevación lateral se aprecian tres volúmenes básicos, un envolvente en forma circular en la parte inferior del edificio, un cilindro conector que parecido al tallo de un árbol gigante, y finalmente, en la parte más alta, un volumen recto con remates curvos que recuerda también la arquitectura de Lautner, lucernarios cenitales y un remate curvo que la hace compleja y muy difícil de recordar.



Es muy agradable, además, la vista exterior de la elevación sur y la adición de la torre en la azotea del estudio ya que se puede disfrutar de azulejos, madera, lona, piedras, bloques y el resto de los materiales de su paleta.



En general, las casas de los arquitectos representan el más grande ejemplo de la forma de pensar del artista y esta no es la excepción. La casa Prince es la residencia más importante y espectacular de Albuquerque por su originalidad.





Hanna Studio, 1982.



CASO NON EN LA ARQUITECTURA ESTADOUNIDENSE



Es difícil ser un arquitecto en Estados Unidos, pero tal vez es más difícil ser un arquitecto “diferente” como lo es Bart Prince. Sus proyectos se han extendido por todo su país y son reconocidos en el mundo entero como la expresión de una nueva forma de pensar y ver la arquitectura.



Al mismo tiempo proyectos obligan a valorar más el desierto del norte de México y sur de Estados Unidos. El desierto es un lugar especial para vivir por eso Frank Lloyd Wright llegó a Arizona no sólo por razones de salud sino porque sentía su magia y encanto.



Santa Fe podría ser, por ejemplo, una de sus fuentes de inspiración y tomar de ella su tradición regional pero, ¿ama Bart Prince el adobe? Tal vez. No obstante, quiere ser más creativo, quiere dejar sus ideas construidas y bien pensadas como legado. En lugar de tejados planos prefiere los techos inclinados, apuesta por las formas dinámicas antes que por las masas de adobe, se decanta por vigas metálicas y no por las tradicionales, prefiere diseñar entradas en lugar de poner portales. Plantea un entorno diferente que, sin embargo, nunca deja de ser de Nuevo México. Es la cara de la nueva arquitectura estadounidense y quizá también un poco de la mexicana.



La arquitectura de Prince forma parte de su entorno desértico, es revolucionaria, es única, es rebelde, tiene algo de Goff, tiene algo de Wright pero no es lo mismo. Está recargada con detalles de alto nivel, es cálida, volumétrica, humana y escultural; es una sinfonía congelada en el tiempo, notas musicales mágicas que resuenan en el espíritu de quien las disfruta y valora.



Descubrimiento y exploración definen el trabajo de Bart Prince; un arquitecto valiente, out of the box (como dicen los norteamericanos para aludir al pensamiento diferente), que se atreve a plantear nuevas rutas y formas con sus diseños.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Heredero del legado de Frank Lloyd Wright

Bart Prince es un valiente y audaz arquitecto norteamericano que a través de su trabajo enseña a defender la diversidad de ideas, la locura y la construcción de proyectos auténticos, futuristas y polémicos que cambian la fisonomía de las ciudades y del entorno.

Estadounidense, escocés, mexicano y universal, Bart Prince, nacido el 24 de junio de 1947 Albuquerque, Nuevo México, es un personaje único en la arquitectura estadounidense. Heredero del legado de Frank Lloyd Wright, amigo de Bruce Goff y algunos arquitectos mexicanos, así como del desierto, su entorno natural. Hábil músico en la soledad, geómetra y científico que va caminando solo hacia una victoria segura que le ha garantizado la inmortalidad en su gremio, pues su valentía lo ha puesto en los ojos del mundo y lo ha convertido en uno de los mejores arquitectos de Norteamérica.







UNA MISMA RAÍZ



Siempre se ha visto al Río Bravo más que como una barrera natural entre México y Estados Unidos como un obstáculo para el cumplimiento de muchos sueños -sobre todo desde la parte mexicana-, sin embargo, resultaría más útil ver cuáles son los vasos comunicantes que hay entre estos dos países tan diferentes pero en algunos casos tan similares; Coahuila tiene algo de Texas, Nuevo México tiene algo de Chihuahua y Baja California tiene algo de California; la parte norte de México y el sur de los Estados Unidos tienen mucho en común y Bart Prince es un sólido puente que reconcilia a las dos naciones y las une.



La de Prince es una arquitectura del desierto surgida de la tierra, del adobe, de las grietas, que al mismo tiempo es contemporánea, incluso polémica.



Nuevo México, al haber formado parte de México, quedó marcado con su enorme influencia cultural. Las manifestaciones artísticas nacidas tras anexarse a Estados Unidos, surgieron de esas raíces combinadas con otras culturas que las pulieron y las cambiaron de forma determinante, como sucede con tantos países alrededor del mundo.



Bart Prince se formó como arquitecto en la Universidad del Estado de Arizona. En 1968 fue premiado por la fundación de Arquitectura Travel Grant y pasó el verano trabajando para la corporación para el desarrollo de Cwmbran en el diseño del nuevo poblado Cwmbran en Gales. Ese mismo año conocería a Bruce Goff, quien se convirtió en su maestro y mayor influencia. Ha participado en bienales por todo el mundo y ha recibido infinidad de premios y reconocimientos, entre ellos tres ediciones del Premio Record House of the Year (1985, 1989 y 1991) y el Premio de Diseño Internacional de Excelencia, otorgado por la Conferencia Internacional de Diseño-México, en 2004.





Joe and Etsuko Price Residence, Corona del Mar, California (1984-1989).



UN LABORATORIO DE IDEAS



La multipremiada Residencia y estudio de Bart Prince en Albuquerque, Nuevo México (1983-1984) no es una obra fácil de describir. La planta baja está compuesta por diferentes círculos, lo que hace recordar mucho al Museo Guggenheim en Nueva York, obra de Frank Lloyd Wright. Dos círculos de diferentes medidas se encuentran en la parte posterior del predio y están conectados por escaleras. Hay vigas concéntricas, radiales y escaleras circulares que se ligan a los volúmenes principales de la composición. Las cubiertas de los volúmenes nos recuerdan el caparazón de los caracoles que forman parte de la naturaleza.



En el nivel inferior o en el nivel de piso, Prince diseñó dos cuerpos o conchas conectadas con cuatro escaleras de espiral sin ningún muro recto, un verdadero homenaje al círculo a través de la ruptura de reglas. En los niveles medio y superior hay terrazas formadas por dos cuerpos de diferentes formas que están conectados por las mismas cuatro escaleras y desde el cenit baja luz solar hacia el interior de las escaleras, iluminándolas.



El nivel intermedio es un poco alargado y se rompe con la apertura de un espacio muy amplio al final de uno de sus lados, es un nivel comunicante y esbelto, incluso sus quiebres no son del todo circulares, son curvos y rectos. Este nivel hace que, visto desde el exterior, el último nivel parezca estar suspendido en el aire, casi como una nave espacial que momentos antes quedó congelada por un rayo.



El nivel superior es un área más amplia, casi un mirador que tiene una forma rectangular con las esquinas boleadas y que dialoga con todos los elementos del diseño. Los círculos más pequeños dentro de él son escaleras y sanitarios.



Al ver la elevación lateral se aprecia que sus formas son muy ricas y variadas: superficies curvas, rectas, barandales, ventanas circulares, ventanas alargadas, ventanas en forma de chupón que remiten a la arquitectura náutica, formas futuristas, tradicionales y diferentes que causan sorpresa y emoción. Es un edificio que tiene que verse por horas y horas, un laboratorio de ideas locas, y también una obra multipremiada.



Al ver la elevación lateral se aprecian tres volúmenes básicos, un envolvente en forma circular en la parte inferior del edificio, un cilindro conector que parecido al tallo de un árbol gigante, y finalmente, en la parte más alta, un volumen recto con remates curvos que recuerda también la arquitectura de Lautner, lucernarios cenitales y un remate curvo que la hace compleja y muy difícil de recordar.



Es muy agradable, además, la vista exterior de la elevación sur y la adición de la torre en la azotea del estudio ya que se puede disfrutar de azulejos, madera, lona, piedras, bloques y el resto de los materiales de su paleta.



En general, las casas de los arquitectos representan el más grande ejemplo de la forma de pensar del artista y esta no es la excepción. La casa Prince es la residencia más importante y espectacular de Albuquerque por su originalidad.





Hanna Studio, 1982.



CASO NON EN LA ARQUITECTURA ESTADOUNIDENSE



Es difícil ser un arquitecto en Estados Unidos, pero tal vez es más difícil ser un arquitecto “diferente” como lo es Bart Prince. Sus proyectos se han extendido por todo su país y son reconocidos en el mundo entero como la expresión de una nueva forma de pensar y ver la arquitectura.



Al mismo tiempo proyectos obligan a valorar más el desierto del norte de México y sur de Estados Unidos. El desierto es un lugar especial para vivir por eso Frank Lloyd Wright llegó a Arizona no sólo por razones de salud sino porque sentía su magia y encanto.



Santa Fe podría ser, por ejemplo, una de sus fuentes de inspiración y tomar de ella su tradición regional pero, ¿ama Bart Prince el adobe? Tal vez. No obstante, quiere ser más creativo, quiere dejar sus ideas construidas y bien pensadas como legado. En lugar de tejados planos prefiere los techos inclinados, apuesta por las formas dinámicas antes que por las masas de adobe, se decanta por vigas metálicas y no por las tradicionales, prefiere diseñar entradas en lugar de poner portales. Plantea un entorno diferente que, sin embargo, nunca deja de ser de Nuevo México. Es la cara de la nueva arquitectura estadounidense y quizá también un poco de la mexicana.



La arquitectura de Prince forma parte de su entorno desértico, es revolucionaria, es única, es rebelde, tiene algo de Goff, tiene algo de Wright pero no es lo mismo. Está recargada con detalles de alto nivel, es cálida, volumétrica, humana y escultural; es una sinfonía congelada en el tiempo, notas musicales mágicas que resuenan en el espíritu de quien las disfruta y valora.



Descubrimiento y exploración definen el trabajo de Bart Prince; un arquitecto valiente, out of the box (como dicen los norteamericanos para aludir al pensamiento diferente), que se atreve a plantear nuevas rutas y formas con sus diseños.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Heredero del legado de Frank Lloyd Wright

Ve el artículo aquí:
Heredero del legado de Frank Lloyd Wright

Published in AA ADI adobe AGi AND Año arizona ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte Artículos especiales at BAJ Baja California bar barandales bienal Bienales bloque CAD Cali California casa Casas ciudad ciudades Como Conferencia construcción CREA Cubierta cubiertas Cultura DAS desierto DIALOG diseño Diseños elementos del diseño escalera escaleras escultura Especial Espiral Estados estados unidos ESTO Estudio frank lloyd wright fundación GAD General GG Ido IL interior internacional iPad led Lia Lucerna luz mad madera Materiales Mayo México mirador MIT mundo muro Museo naturaleza NORTE noticias Nueva York Nuevo México OMA Orio Ota OTO PEN piedra Planos Polémica premio Premios proyecto proyectos puente residencia rios RRA RS Santa Santa Fe sca SP Spa Superficie TAC techo terraza terrazas texas Tienen tierra torre UID Uncategorized universidad usa ventanas verano Vic Victoria volumen York

0