Skip to content →

Frank Gehry, el reino de un arquitecto en el Pompidou

Como guerreros acorazados, los edificios de Frank Gehry pasean su piel de titanio por los paisajes urbanos. Brillantes superficies aladas que conquistan la plaza más difícil, la memoria de las ciudades, contagiando a los transeúntes la libertad con la que el genial arquitecto las concibió. Nueva York, Los Ángeles, Berlín, China, Corea, Bilbao, Álava, Chicago, desde museos a sedes bancarias pasando por bodegas, hoteles y hospitales.

Como guerreros acorazados, los edificios de Frank Gehry pasean su piel de titanio por los paisajes urbanos. Brillantes superficies aladas que conquistan la plaza más difícil, la memoria de las ciudades, contagiando a los transeúntes la libertad con la que el genial arquitecto las concibió.

Nueva York, Los Ángeles, Berlín, China, Corea, Bilbao, Álava, Chicago, desde museos a sedes bancarias pasando por bodegas, hoteles y hospitales. Bajo el nombre de Frank Gehry, el Centro Pompidou de París ofrece la primera retrospectiva general en Europa de la obra del arquitecto, que este año recibe además el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

225 proyectos y 67 maquetas de edificios públicos y privados que han devenido iconos de la arquitectura serán accesibles al público desde el 8 de octubre al 26 de enero. La exposición gira en torno a dos ejes: el urbanismo y el desarrollo de nuevos sistemas de fabricación y diseño digital.

Del artificio a la identidad orgánica

Frank Gehry recorre en seis secciones la carrera del arquitecto, desde 1962, cuando creó su propia agencia en Santa Mónica, hasta el momento actual, en el que su arquitectura ha logrado expresarse en un lenguaje propio y reconocible.

La residencia Lewis (1985-95) y el Museo del Diseño Vitra (1987-89) abrirán el camino hacia la formulación de un estilo diferente que Gehry consolida en la última década del siglo XX. Actúa sobre las formas. Si el aspecto es lo identificable, es el vínculo lógico a la identidad. Si el edificio tiene un nombre, debe ser reconocible. Y las construcciones de Gehry lo son fuera de toda duda.

En esos años el autor se desmarca definitivamente de los límites impuestos por los sistemas de construcción y se emancipa de los racionalismos y de la herencia posmoderna del pop. Desarrolla su propio concepto de unidad del objeto arquitectónico y de la continuidad del mismo con su entorno. Deconstruye el espacio, da alas a la apariencia y convierte el edificio en una identidad orgánica.

A esa época pertenecen los museos Guggenheim en Bilbao (1991-97) y el Frederick Weissman de Arte y Enseñanza en Minneapolis (1990-93). El arquitecto depura a partir de ahí las técnicas constructivas que le permiten explorar el modelado del espacio mediante superficies envolventes metálicas, siendo un exponente especialmente atractivo la bodega y hotel Marqués de Riscal en la Rioja Alavesa (1999-2006).

Una obra creciente

Panamá inauguraba el pasado 30 de septiembre el primer museo mundial de biodiversidad, la última obra del arquitecto canadiense y su primera firmada en América Latina. La colorida edificación, situada en la entrada del Pacífico del Canal, narra cómo el surgimiento del istmo panameño, hace tres millones de años, cambió la conformación física y biológica del mundo. El proyecto también se encuentra accesible en el Pompidou.

También recién estrenado es el edificio de la Fundación para las Artes de Louis Vuitton (2005-14) en Paris, que ha servido de marco para la celebración de la semana de la moda parisina en el incomparable escenario del Bois de Boulogne.

Máximo representante del deconstructivismo, ganador del Pritzker en 1989, la corriente más funcional y cartesiana de la arquitectura reprocha a Gehry que sus edificios desperdician recursos estructurales en beneficio de formas sin utilidad. Pero para Gehry se trata simplemente de anteponer la imaginación. “La mayoría de nuestras ciudades construidas después de la guerra son sosas. Son modernista, tienen frío, y ahora los arquitectos quieren volver a eso”, dijo una vez.

La exposición organizada por el Centro Pompidou incluye además la proyección del documental biográfico sobre al autor Bocetos de Frank Gehry rodado por el director Sydney Pollack en 2005.

Gehry, nacido en Toronto y nacionalizado estadounidense, es el quinto arquitecto en recibir el Premio Príncipe de Asturias de la Artes tras Oscar Niemeyer (1989), Francisco Javier Sáenz de Oiza (1993), Santiago Calatrava (1999), Norman Foster (2009), y Rafael Moneo (2013).


Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Frank Gehry, el reino de un arquitecto en el Pompidou

Como guerreros acorazados, los edificios de Frank Gehry pasean su piel de titanio por los paisajes urbanos. Brillantes superficies aladas que conquistan la plaza más difícil, la memoria de las ciudades, contagiando a los transeúntes la libertad con la que el genial arquitecto las concibió.

Nueva York, Los Ángeles, Berlín, China, Corea, Bilbao, Álava, Chicago, desde museos a sedes bancarias pasando por bodegas, hoteles y hospitales. Bajo el nombre de Frank Gehry, el Centro Pompidou de París ofrece la primera retrospectiva general en Europa de la obra del arquitecto, que este año recibe además el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.



225 proyectos y 67 maquetas de edificios públicos y privados que han devenido iconos de la arquitectura serán accesibles al público desde el 8 de octubre al 26 de enero. La exposición gira en torno a dos ejes: el urbanismo y el desarrollo de nuevos sistemas de fabricación y diseño digital.







Del artificio a la identidad orgánica



Frank Gehry recorre en seis secciones la carrera del arquitecto, desde 1962, cuando creó su propia agencia en Santa Mónica, hasta el momento actual, en el que su arquitectura ha logrado expresarse en un lenguaje propio y reconocible.



La residencia Lewis (1985-95) y el Museo del Diseño Vitra (1987-89) abrirán el camino hacia la formulación de un estilo diferente que Gehry consolida en la última década del siglo XX. Actúa sobre las formas. Si el aspecto es lo identificable, es el vínculo lógico a la identidad. Si el edificio tiene un nombre, debe ser reconocible. Y las construcciones de Gehry lo son fuera de toda duda.



En esos años el autor se desmarca definitivamente de los límites impuestos por los sistemas de construcción y se emancipa de los racionalismos y de la herencia posmoderna del pop. Desarrolla su propio concepto de unidad del objeto arquitectónico y de la continuidad del mismo con su entorno. Deconstruye el espacio, da alas a la apariencia y convierte el edificio en una identidad orgánica.



A esa época pertenecen los museos Guggenheim en Bilbao (1991-97) y el Frederick Weissman de Arte y Enseñanza en Minneapolis (1990-93). El arquitecto depura a partir de ahí las técnicas constructivas que le permiten explorar el modelado del espacio mediante superficies envolventes metálicas, siendo un exponente especialmente atractivo la bodega y hotel Marqués de Riscal en la Rioja Alavesa (1999-2006).







Una obra creciente



Panamá inauguraba el pasado 30 de septiembre el primer museo mundial de biodiversidad, la última obra del arquitecto canadiense y su primera firmada en América Latina. La colorida edificación, situada en la entrada del Pacífico del Canal, narra cómo el surgimiento del istmo panameño, hace tres millones de años, cambió la conformación física y biológica del mundo. El proyecto también se encuentra accesible en el Pompidou.



También recién estrenado es el edificio de la Fundación para las Artes de Louis Vuitton (2005-14) en Paris, que ha servido de marco para la celebración de la semana de la moda parisina en el incomparable escenario del Bois de Boulogne.







Máximo representante del deconstructivismo, ganador del Pritzker en 1989, la corriente más funcional y cartesiana de la arquitectura reprocha a Gehry que sus edificios desperdician recursos estructurales en beneficio de formas sin utilidad. Pero para Gehry se trata simplemente de anteponer la imaginación. “La mayoría de nuestras ciudades construidas después de la guerra son sosas. Son modernista, tienen frío, y ahora los arquitectos quieren volver a eso”, dijo una vez.



La exposición organizada por el Centro Pompidou incluye además la proyección del documental biográfico sobre al autor Bocetos de Frank Gehry rodado por el director Sydney Pollack en 2005.



Gehry, nacido en Toronto y nacionalizado estadounidense, es el quinto arquitecto en recibir el Premio Príncipe de Asturias de la Artes tras Oscar Niemeyer (1989), Francisco Javier Sáenz de Oiza (1993), Santiago Calatrava (1999), Norman Foster (2009), y Rafael Moneo (2013).





Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Frank Gehry, el reino de un arquitecto en el Pompidou

Más aquí:
Frank Gehry, el reino de un arquitecto en el Pompidou

Published in 2009 2013 AA ADI AGi AND Año ARCO ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte Asturias at BAJ Berlín bilbao Bodega CAC CAD chicago China ciudad ciudades color Como construcción constructivismo Corea DAS diseño documental Edificios Envolventes ESOS Especial estilo ESTO Estructura europa Frank Gehry fundación gehry General GG Hospital Hotel Hoteles identidad Ido IL Irán LAVA mad maqueta maquetas MARQ Mayo MIT moda Mundial mundo Museo museos Norman Foster noticias Nueva York Oscar Niemeyer paisaje Panamá Paris Piel Plaza premio Premios Primera Pritzker proyecto proyectos Rafael Moneo Reino residencia rios RRA RS Santa Santiago Santiago Calatrava sca siglo XX SP Spa Superficie Sydney Tienen Toronto UID Uncategorized Urbanismo vitra York