En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq

Author: Constanza Cabezas  //

© Cristián Bravo-Araya Arquitectos: CBAarq Ubicación: Chillepín, Salamanca, Chile Arquitecto A Cargo: Cristián Bravo-Araya Colaborador: Biserka Veloso Área: 3315.0 m2 Año Proyecto: 2014 Fotografías: Cristián Bravo-Araya Constructor: Ignacio Silva Mundy Mandante: Margot Williams Torrico Area Por Refugio: 50m2 © Cristián Bravo-Araya El encargo para CCH consistía en el diseño de un complejo turístico sustentable aprovechando las redes de calentamiento solar de agua y tratamiento de desechos existentes, enfocado en la permacultura y que se integrara a un sistema preexistente de cultivo y cosecha de productos orgánicos, siendo los principales la miel multiflora y los arándanos.

© Cristián Bravo-Araya

Arquitectos: CBAarq
Ubicación: Chillepín, Salamanca, Chile
Arquitecto A Cargo: Cristián Bravo-Araya
Colaborador: Biserka Veloso
Área: 3315.0 m2
Año Proyecto: 2014
Fotografías: Cristián Bravo-Araya

Constructor: Ignacio Silva Mundy
Mandante: Margot Williams Torrico
Area Por Refugio: 50m2

© Cristián Bravo-Araya

El encargo para CCH consistía en el diseño de un complejo turístico sustentable aprovechando las redes de calentamiento solar de agua y tratamiento de desechos existentes, enfocado en la permacultura y que se integrara a un sistema preexistente de cultivo y cosecha de productos orgánicos, siendo los principales la miel multiflora y los arándanos.

© Cristián Bravo-Araya

El sitio se encuentra en la ladera de un cerro, cuyo uso previo era servir como acceso a los tres terrenos con los que limita, debido a que su frente es paralelo a la carretera principal que conecta la ciudad de Salamanca con el valle interior. En ese sentido, se pedía generar una comunidad íntima, propiciando la contemplación del valle que le rodea,  y las actividades asociadas a los procesos de gestión orgánica en los terrenos del mandante.

© Cristián Bravo-Araya

El proyecto está compuesto por 7 refugios en torno a un eje de recorrido norte-sur descendente que remata en una Piscina y  un parrón que alberga el Quincho y los servicios higiénicos hacia el sur. Los refugios se disponen en cuatro terrazas, aprovechando la pendiente natural de la ladera y tomando la huella de una quebrada como orientación de los recorridos principales y de las intervenciones sobre el paisaje mediante pircas de piedra, que articulan los distintos espacios y sus cualidades.

© Cristián Bravo-Araya

Para el paisajismo, se utilizan especies de flora nativa de abundante floración existentes en el terreno, reproducidas en los invernaderos del lugar, minimizando los gastos de mantención y transporte, integrándola al sistema de terrazas y a las actividades de apicultura orgánica presentes en el circuito.

© Cristián Bravo-Araya

Como estrategia constructiva, se propone cada volumen con un basamento semienterrado de piedra y envolvente de tierra cruda y madera como una manera de integrar el proyecto a los colores del paisaje en el que se encuentra, explorando distintas interpretaciones de la quincha tanto en los muros perimetrales como en  la cubierta; aprovechando la inercia térmica de los materiales en conjunción con la orientación solar de los vanos y la dirección del viento como estrategias de diseño pasivo. Los recintos comunes se abren hacia el valle, enmarcando las vistas con un gran ventanal y una vista lejana de la línea de la cordillera a modo de lucarna, generando una ventilación natural entre ambas, dejando las habitaciones al cobijo del terreno en el que insertan.

© Cristián Bravo-Araya

Uno de los principales desafíos del proyecto, es el desarrollo técnico de una cubierta en tierra cruda que sea liviana, modular e impermeable; sin afectar la calidad térmica ni la expresión total de la envolvente. Para ello, se diseña un exoesqueleto de acero que le entrega solidaridad a la estructura y modula la cubierta a través de un sistema integrado de canaletas sobre el que descansan los bastidores de quincha prefabricados, rellenos con tierra alivianada e impermeabilizados con mezclas de arcillas y mucílagos naturales.

© Cristián Bravo-Araya

En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya
En construcción: Complejo Turístico Sustentable Chillepín CCH / CBAarq © Cristián Bravo-Araya

Leave a Reply