Skip to content →

El efecto Gehry en Australia

Fiel a su estilo por el audaz manejo de volúmenes y caprichosos pliegues en su fachada, el proyecto del arquitecto canadiense generó polémica entre los medios y líderes locales. Frank Gehry completó su primera obra en Australia. Un edificio para la Escuela de Negocios de la Universidad Tecnológica de Sidney (UTS), cuyo diseño no dejó indiferente a nadie.

Fiel a su estilo por el audaz manejo de volúmenes y caprichosos pliegues en su fachada, el proyecto del arquitecto canadiense generó polémica entre los medios y líderes locales.

Frank Gehry completó su primera obra en Australia. Un edificio para la Escuela de Negocios de la Universidad Tecnológica de Sidney (UTS), cuyo diseño no dejó indiferente a nadie.



Peter Cosgrove, gobernador general de Australia, lo calificó como “la más hermosa bolsa de papel marrón aplastado que he visto jamás”.



Ese es el efecto Gehry, producto de sus osadas propuestas. “Es sin duda una obra maestra del diseño y la ingeniería. De hecho, es una obra de arte”, consideró Vicki Sara, canciller profesor de la UTS.







Algunos lo ubican entre los “Archistar” (un “Rockstar de la Arquitectura”), aquellos artífices que pertenecen al “Club de los Pritzker” (ganadores o candidatos), su nombre ya es una marca y sus obras monumentales atraen las miradas del mundo.



A Gehry la revista Vanity Fair lo ha calificado como “el arquitecto más importante de nuestro tiempo”. En 1989 recibió el Pritzker por “su espíritu inquieto”, siempre abierto a la experimentación, la expresión contemporánea de sus edificios y la yuxtaposición de espacios y materiales.







El año pasado España le entregó el Príncipe de Asturias de las Artes. En palabras del rey Felipe por la visión, fuerza y belleza con las que acomete sus edificios.



El proyecto de la UTS está dedicado al Dr. Chau Chak Wing, un hombre de negocios y filántropo australiano-chino, y será un punto de referencia a lo largo de un corredor cultural que se extiende desde la Ópera de Sydney.



El exterior es el resultado de dos fachadas, dos personalidades.



Al este hay muros irregulares, ondulantes, de ladrillo con una predominante tonalidad café, como la piedra arenisca de Sydney, que sólo es interrumpida por ventanales cuadrados que a la distancia dan la impresión de tratarse de espejos.



Estos elementos dieron motivo a sus críticos a comparar al edificio con una bolsa de papel estraza.







Se fabricaron a mano más de 300 mil ladrillos con un diseño especial para lograr las formas y efectos que el arquitecto visualizó.



Para esta fachada Gehry imaginó una casa- árbol como “un organismo en crecimiento de aprendizaje con muchas ramas de pensamiento”, algunos robustos y algunos efímeros y delicados.



Al oeste una muralla fragmentada de paneles de vidrio, con distintas orientaciones. El vidrio es ligeramente reflectante para fracturar y reflejar la imagen de los edificios de los alrededores.







Con sus 11 niveles, los interiores son igualmente sorprendentes, predomina una distribución flexible, con múltiples espacios de interacción para los estudiantes y retomando la funcionalidad de materiales como la madera para los salones y auditorios.



Para fomentar la interacción se hace uso prominente de escaleras para mover a la gente alrededor del edificio. La más llamativa es una escalera de acero inoxidable pulido, que le da un punto focal escultórico al vestíbulo principal y refleja el movimiento de las personas y las ideas.



Otra escalera, de madera de fresno victoriana, se envuelve alrededor de un aula oval.







Para el vicerrector de la UTS, Attila Brungs, el proyecto es una manifestación física del pensamiento innovador que se basa en la enseñanza, el aprendizaje y la investigación de la institución.



“Se trata de un edificio diseñado para fomentar el intercambio de ideas entre los estudiantes y el personal junto a nuestros socios de la industria y de la comunidad”.







La enseñanza iniciará en la Escuela de Negocios de la UTS el 23 de febrero y se podrán realizar tours por el edificio durante los fines de semana.



“Su diseño es característico, lleno de pasión (….) no hay nada parecido en Australia. Él es un arquitecto sin precedentes”, consideró el Dr. Chau Chak Ala, quien donó 20 millones de dólares para el proyecto.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título El efecto Gehry en Australia

Fiel a su estilo por el audaz manejo de volúmenes y caprichosos pliegues en su fachada, el proyecto del arquitecto canadiense generó polémica entre los medios y líderes locales.

Frank Gehry completó su primera obra en Australia. Un edificio para la Escuela de Negocios de la Universidad Tecnológica de Sidney (UTS), cuyo diseño no dejó indiferente a nadie.



Peter Cosgrove, gobernador general de Australia, lo calificó como “la más hermosa bolsa de papel marrón aplastado que he visto jamás”.



Ese es el efecto Gehry, producto de sus osadas propuestas. “Es sin duda una obra maestra del diseño y la ingeniería. De hecho, es una obra de arte”, consideró Vicki Sara, canciller profesor de la UTS.







Algunos lo ubican entre los “Archistar” (un “Rockstar de la Arquitectura”), aquellos artífices que pertenecen al “Club de los Pritzker” (ganadores o candidatos), su nombre ya es una marca y sus obras monumentales atraen las miradas del mundo.



A Gehry la revista Vanity Fair lo ha calificado como “el arquitecto más importante de nuestro tiempo”. En 1989 recibió el Pritzker por “su espíritu inquieto”, siempre abierto a la experimentación, la expresión contemporánea de sus edificios y la yuxtaposición de espacios y materiales.







El año pasado España le entregó el Príncipe de Asturias de las Artes. En palabras del rey Felipe por la visión, fuerza y belleza con las que acomete sus edificios.



El proyecto de la UTS está dedicado al Dr. Chau Chak Wing, un hombre de negocios y filántropo australiano-chino, y será un punto de referencia a lo largo de un corredor cultural que se extiende desde la Ópera de Sydney.



El exterior es el resultado de dos fachadas, dos personalidades.



Al este hay muros irregulares, ondulantes, de ladrillo con una predominante tonalidad café, como la piedra arenisca de Sydney, que sólo es interrumpida por ventanales cuadrados que a la distancia dan la impresión de tratarse de espejos.



Estos elementos dieron motivo a sus críticos a comparar al edificio con una bolsa de papel estraza.







Se fabricaron a mano más de 300 mil ladrillos con un diseño especial para lograr las formas y efectos que el arquitecto visualizó.



Para esta fachada Gehry imaginó una casa- árbol como “un organismo en crecimiento de aprendizaje con muchas ramas de pensamiento”, algunos robustos y algunos efímeros y delicados.



Al oeste una muralla fragmentada de paneles de vidrio, con distintas orientaciones. El vidrio es ligeramente reflectante para fracturar y reflejar la imagen de los edificios de los alrededores.







Con sus 11 niveles, los interiores son igualmente sorprendentes, predomina una distribución flexible, con múltiples espacios de interacción para los estudiantes y retomando la funcionalidad de materiales como la madera para los salones y auditorios.



Para fomentar la interacción se hace uso prominente de escaleras para mover a la gente alrededor del edificio. La más llamativa es una escalera de acero inoxidable pulido, que le da un punto focal escultórico al vestíbulo principal y refleja el movimiento de las personas y las ideas.



Otra escalera, de madera de fresno victoriana, se envuelve alrededor de un aula oval.







Para el vicerrector de la UTS, Attila Brungs, el proyecto es una manifestación física del pensamiento innovador que se basa en la enseñanza, el aprendizaje y la investigación de la institución.



“Se trata de un edificio diseñado para fomentar el intercambio de ideas entre los estudiantes y el personal junto a nuestros socios de la industria y de la comunidad”.







La enseñanza iniciará en la Escuela de Negocios de la UTS el 23 de febrero y se podrán realizar tours por el edificio durante los fines de semana.



“Su diseño es característico, lleno de pasión (….) no hay nada parecido en Australia. Él es un arquitecto sin precedentes”, consideró el Dr. Chau Chak Ala, quien donó 20 millones de dólares para el proyecto.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título El efecto Gehry en Australia

Ve el resto aquí:
El efecto Gehry en Australia

Published in AA acero acero inoxidable ADI AGi AND Año ARQ Arquitecto Arquitectura Arte Asturias at AUDI auditorio Australia CAD Café Cali casa Como Comunidad Cultura DAS diseño Edificios escalera escaleras escuela espacios España Especial espejo espejos estilo ESTO Estudiantes Fachada Fachadas flexible Frank Gehry Ganadores gehry General Genie Gent Ido IL industria interior Interiores JAM ladrillo ladrillos Lia LOCAL mad madera Materiales mundo muro noticias Obras OMA onu Orio Panel PEN Personal piedra pliegues Polémica Primera Pritzker proyecto Real revista rios RS sca sidney SP Spa Sydney TAC Uncategorized universidad Vic Victoria vidrio