Skip to content →

Clásicos de la Arquitectura: Convento de La Tourette / Le Corbuiser

© Flickr elyullo (CC BY) El convento de La Tourette es la última obra completada de Le Corbuiser  en Europa y es considerada por muchos como su programa más único.   Fue construida para ser un mundo autónomo para una comunidad de monjes de claustro y acomodar este estilo de vida tan único y específico


© Flickr elyullo (CC BY)

© Flickr elyullo (CC BY)


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig

El convento de La Tourette es la última obra completada de Le Corbuiser en Europa y es considerada por muchos como su programa más único. Fue construida para ser un mundo autónomo para una comunidad de monjes de claustro y acomodar este estilo de vida tan único y específico. El convento está formado por un centenar de células individuales, una biblioteca comunal, un refectorio, un claustro en la azotea, una iglesia y las aulas.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

La única petición al arquitecto por el padre Marie-Alain Couturier fue que “creara una vivienda en silencio para un centenar de cuerpos y un centenar de corazones”.

La arquitectura de Le Corbusier se distingue por sus cinco elementos clave, que están presentes en el tardío estilo modernista del Convento de La Tourette.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

El más obvio de ellos en este proyecto específico son los pilotes o las columnas de soporte de cargas, que recubren las paredes interiores y abren la fachada con largas ventanas horizontales. Las clásicas cubiertas verdes crean un paseo arquitectónico, remontando a la Villa Savoye, aunque el contexto del convento es muy diferente a la de esta residencia.

El sitio fue elegido específicamente por Le Corbusier, se sintió atraído por la fuerte pendiente con vistas de gran alcance. Cada una de las cien células cuenta con un balcón orientado hacia el exterior, con zonas comunes debajo y el claustro corriendo por el techo. La forma estructural del edificio es de hormigón armado, con ondulantes superficies de vidrio situadas en tres de las cuatro fachadas. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Construida como una capilla, la residencia y lugar de aprendizaje para los frailes dominicos, el monasterio en forma de U recoge un patio central y este es cerrado por la capilla al final.

La intención de Le Corbusier era “dar a los monjes lo que más necesitan los hombres de hoy: el silencio y la paz … Este monasterio no tiene pretensiones, vive en su interior”. Aunque esto se logró, todavía se levantan dudas sobre el tamaño de algunas de las células, así como la insonorización y las acústicas. Los problemas de mantenimiento son hasta el día de hoy muy frecuentes, con grietas en el hormigón, aislamiento defectuoso y peligrosas instalaciones eléctricas. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Gran parte de la personalidad de este edificio se encuentra en el interior, con ventanales de piso a techo en las zonas comunes, como en la sala capitular y el refectorio, que presentan impresionantes vistas orientadas al oeste sobre el valle, la biblioteca y la entrada de la iglesia.

La separación desigual de los montantes verticales de hormigón y las divisiones similares y desiguales de los componentes horizontales fueron proyectados de acuerdo a las proporciones del Modulor de Le Corbusier. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Uno de los mejores momentos de la promenade arquitectural es bajando la rampa hasta la entrada de la iglesia: un austero pasillo de concreto con acristalamiento desigual, pero todavía rítmico, conduce a una pared de metal en popa que gira para dar acceso a la oscuridad, un resplandor de color para el resto de la iglesia.

El interior de la iglesia revela una caja de hormigón que se le otorga una esencia espiritual a través del uso de la luz natural y de fuertes colores, ambos son cuidadosamente seleccionados y colocados. Los “cañones de luz” se presentan como diferentes tipologías de perforaciones que permiten la entrada de luz natural al interior de la iglesia. Varios de estos cañones se resaltan en el exterior con formas escultoricas. Los colores también están presentes en estas aberturas, dando a la iglesia un resplandor cálido y evocativo. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Este monumento ha alojado a personas por más de cuarenta años, da la bienvenida a visitantes, arquitectos, amantes de la arquitectura y estudiantes de todo el mundo. Hoy funciona como un lugar de encuentro de diferentes disciplinas relacionadas con las ciencias humanas y la filosofía.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig
  • Arquitectos: Le Corbuiser
  • Ubicación: Rue de Lyon, 69210 L’Arbresle, France
  • Año Proyecto: 1960
  • Fotografías: Flickr elyullo (CC BY), Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig


© Samuel Ludwig

El convento de La Tourette es la última obra completada de Le Corbuiser en Europa y es considerada por muchos como su programa más único. Fue construida para ser un mundo autónomo para una comunidad de monjes de claustro y acomodar este estilo de vida tan único y específico. El convento está formado por un centenar de células individuales, una biblioteca comunal, un refectorio, un claustro en la azotea, una iglesia y las aulas.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

La única petición al arquitecto por el padre Marie-Alain Couturier fue que “creara una vivienda en silencio para un centenar de cuerpos y un centenar de corazones”.

La arquitectura de Le Corbusier se distingue por sus cinco elementos clave, que están presentes en el tardío estilo modernista del Convento de La Tourette.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

El más obvio de ellos en este proyecto específico son los pilotes o las columnas de soporte de cargas, que recubren las paredes interiores y abren la fachada con largas ventanas horizontales. Las clásicas cubiertas verdes crean un paseo arquitectónico, remontando a la Villa Savoye, aunque el contexto del convento es muy diferente a la de esta residencia.

El sitio fue elegido específicamente por Le Corbusier, se sintió atraído por la fuerte pendiente con vistas de gran alcance. Cada una de las cien células cuenta con un balcón orientado hacia el exterior, con zonas comunes debajo y el claustro corriendo por el techo. La forma estructural del edificio es de hormigón armado, con ondulantes superficies de vidrio situadas en tres de las cuatro fachadas. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Construida como una capilla, la residencia y lugar de aprendizaje para los frailes dominicos, el monasterio en forma de U recoge un patio central y este es cerrado por la capilla al final.

La intención de Le Corbusier era “dar a los monjes lo que más necesitan los hombres de hoy: el silencio y la paz … Este monasterio no tiene pretensiones, vive en su interior”. Aunque esto se logró, todavía se levantan dudas sobre el tamaño de algunas de las células, así como la insonorización y las acústicas. Los problemas de mantenimiento son hasta el día de hoy muy frecuentes, con grietas en el hormigón, aislamiento defectuoso y peligrosas instalaciones eléctricas. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Gran parte de la personalidad de este edificio se encuentra en el interior, con ventanales de piso a techo en las zonas comunes, como en la sala capitular y el refectorio, que presentan impresionantes vistas orientadas al oeste sobre el valle, la biblioteca y la entrada de la iglesia.

La separación desigual de los montantes verticales de hormigón y las divisiones similares y desiguales de los componentes horizontales fueron proyectados de acuerdo a las proporciones del Modulor de Le Corbusier. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Uno de los mejores momentos de la promenade arquitectural es bajando la rampa hasta la entrada de la iglesia: un austero pasillo de concreto con acristalamiento desigual, pero todavía rítmico, conduce a una pared de metal en popa que gira para dar acceso a la oscuridad, un resplandor de color para el resto de la iglesia.

El interior de la iglesia revela una caja de hormigón que se le otorga una esencia espiritual a través del uso de la luz natural y de fuertes colores, ambos son cuidadosamente seleccionados y colocados. Los “cañones de luz” se presentan como diferentes tipologías de perforaciones que permiten la entrada de luz natural al interior de la iglesia. Varios de estos cañones se resaltan en el exterior con formas escultoricas. Los colores también están presentes en estas aberturas, dando a la iglesia un resplandor cálido y evocativo. 


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig

Este monumento ha alojado a personas por más de cuarenta años, da la bienvenida a visitantes, arquitectos, amantes de la arquitectura y estudiantes de todo el mundo. Hoy funciona como un lugar de encuentro de diferentes disciplinas relacionadas con las ciencias humanas y la filosofía.


© Samuel Ludwig

© Samuel Ludwig
  • Arquitectos: Le Corbuiser
  • Ubicación: Rue de Lyon, 69210 L’Arbresle, France
  • Año Proyecto: 1960
  • Fotografías: Flickr elyullo (CC BY), Samuel Ludwig

Más:
Clásicos de la Arquitectura: Convento de La Tourette / Le Corbuiser

Published in AA AND Año Aprendizaje ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte at BAJ biblioteca CAC CAD Capilla color colores Como Comunidad concreto CREA cristal Cubierta cubiertas cubiertas verdes DAS divisiones estilo estilo de vida ESTO Estructura Estudiantes europa Fachada Fachadas featured flickr fotografía france hormigón Ido iglesia IL instalaciones interior Interiores isla La Paz la sala Le Corbusier led luz luz natural Lyon mad Mantenimiento metal Mini MIT moda Monasterio mundo Nantes onu Orio OTO Parede Paredes patio PEN Personal Plataforma proyecto residencia rios roble RRA RS Salt SP Superficie TAC techo Ubicación UID Uncategorized Uster ventanas vidrio vivienda

403 Forbidden

403 Forbidden


nginx