Skip to content →

Centro de artes escénicas de Shenzhen / ZOBOKI-DEMETER & Associates

Descripción de los arquitectos. Shenzhen, ubicada en la frontera de China continental y Hong Kong, era un pueblo tranquilo habitado por pescadores y una población modesta de 20.000 habitantes hace cuatro décadas. Hoy en día es una enorme metrópolis con más de 15 millones de habitantes

Descripción de los arquitectos. Shenzhen, ubicada en la frontera de China continental y Hong Kong, era un pueblo tranquilo habitado por pescadores y una población modesta de 20.000 habitantes hace cuatro décadas. Hoy en día es una enorme metrópolis con más de 15 millones de habitantes. Ciudades de este tamaño tienden a perder su escala humana, convirtiéndose en caóticas y sin espíritu, por lo tanto se vuelve difícil vivir allí. En el desarrollo dinámico de ciudades como Shenzhen, los avances a menudo ignoran las necesidades culturales de la población dentro de un entorno económico emergente. Es especialmente cierto en casos como el de Shenzhen, en el que el desarrollo cultural no siguió el ritmo de crecimiento económico. En Shenzhen, los lugares para el intercambio comunal o cultural se limitaron a los bares de karaoke y centros comerciales, que dejan un vacío en el ámbito de los lugares culturales más sofisticados.

El líder del distrito de Nanshan en ese momento, el alcalde Liu y varios funcionarios de Shenzhen, visitaron Budapest en 2007 y que quedaron impresionados por los estándares arquitectónicos y tecnológicos del Palacio de las Artes. A partir de entonces invitaron a Gábor Zoboki a Shenzhen para revisar la posibilidad de actuar como un consultor de diseño de interiores para el proyecto en desarrollo del Centro Cultural de Nanshan en Shenzhen.

Las discusiones en Shenzhen llevaron a un proyecto más complejo, permitiendo a los dos fundadores de Zoboki-Deméter y Asociados – arquitecto y músico clásico Gabor Zoboki, y la arquitecta Nora Deméter graduada de la Universidad de Yale y de la Universidad de California Berkeley – a participar en todo el proceso de planificación y de actuar como los diseñadores generales del proyecto en su totalidad. El alcance del proyecto pronto llegó a incluir el diseño del centro de artes escénicas, un museo para el arte y la plaza principal que alberga el complejo de edificios.

Shenzhen, la ciudad de Nueva York de China, alberga edificios de algunos de los principales arquitectos del mundo occidental. El edificio de la Bolsa de Valores de Shenzhen, diseñado por OMA, el nuevo aeropuerto de Emilio Fuksas, un hermoso complejo de oficinas por Steven Holl que se encuentra en la orilla del mar, y la ópera de Zaha Hadid en la vecina Guangzhou, son sólo algunos de los hitos más recientes. A pesar de que la competencia para entrar en este mercado es intensa, los arquitectos húngaros fueron capaces de ganarse el respeto de su cliente con una actitud clave: eran muy respetuosos y apasionados con respecto al proyecto.

“Todo el mundo quiere entrar en los mercados de los países árabes y China, pero no estábamos pensando en ello como la venta de un producto, y dos horas más tarde diciendo adiós desde el avión. Por lo general, trabajamos 10 horas diariamente durante nuestras semanas en China, volviendo con frecuencia y trabajando en los planos en estrecha colaboración con nuestros socios, tres oficinas de arquitectos locales. – Dice Gabor Zoboki sobre el proceso de trabajo.

El complejo diseñado por ZDA se ubica en la plaza principal en el distrito de Nanshan, y además del centro de artes escénicas y teatro infantil, ZDA diseñó el interior y la fachada del museo. Además participó en la creación de la piscina y el estadio deportivo. Un teatro al aire libre y una biblioteca completan el conjunto de edificios en la plaza.

La mayor búsqueda de los arquitectos era crear un espacio público en una ciudad industrial de 15 millones de habitantes. Un espacio que es humano, en el que tanto los visitantes y los artistas se sientan como en casa en el interior. Para lograr esto, era crucial crear una experiencia musical especial a través de un ambiente íntimo y un ambiente acústico de alta tecnología. El primer paso de los arquitectos fue convencer a las autoridades municipales que en lugar de una sala de conciertos con capacidad para 3000 personas, una de 1.400 asientos era más adecuada.

En China, el uso de amplificadores es bastante habitual, pero como en el Palacio de las Artes de Budapest, en el Centro Cultural de Nanshan no hay necesidad de amplificación electrónica, el resultado de la colaboración entre los arquitectos y el experto en acústica Federico Cruz Barney. El volumen acústico de la sala es adecuado tanto para una sinfonía grandiosa de Beethoven y una sonata de Chopin, cada uno con el mejor sonido. Otro logro arquitectónico y acústico de los creadores es el desarrollo de un techo ajustable, que ayuda a crear 7-8 tipos diferentes de salas en el mismo espacio. Las ondas dinámicas del balcón crean una experiencia visual especial, debido al grueso revestimiento de madera. La sala de conciertos fue inaugurada por la Orquesta Filarmónica Real de Liverpool.

Para Gabor Zoboki, otro paso importante fue su capacidad de convencer a los funcionarios de Shenzhen, que es mucho más importante construir un teatro para niños que construir salas de cine en la sala pequeña del Centro Cultural: “En una ciudad donde hay 5 millones de niños, es una innegable necesidad de contar con un teatro, donde tienen la oportunidad de ver producciones de títeres o producciones musicales más pequeñas, participando en diferentes talleres artísticos “.

Todos los niveles del Centro Cultural están conectados por un vestíbulo de gran escala en el que el espacio recibe a los visitantes con grandes paredes de color azul y rojo, imágenes de máscaras de teatro chino. Los diferentes niveles están relacionados con pasarelas como cintas blancas. La visión arquitectónica general de todo el complejo de edificios se caracteriza por el techo flotante de metal que está suspendido sobre todo el complejo, fabricado a partir de decenas de miles de formas de aluminio hechas individualmente.

Otra meta y desafío para los arquitectos fue crear un edificio que fuese sostenible y favorable al medio ambiente, ya que en la construcción tradicional china estas cuestiones no siempre reciben la atención adecuada. Un componente importante de la cuestión de la sostenibilidad es el uso de colectores solares y la idea de que la enorme cantidad de energía necesaria para gestionar el control de temperatura de un edificio de este tipo puede ser disminuido sustancialmente.

Gabor Zoboki resumió el mensaje clave de su trabajo en Shenzhen de la siguiente manera: “Para muchos arquitectos, construir en China es una oportunidad para crear diseños cada vez más grandes. Estos edificios se ven increíbles, pero para nosotros la arquitectura trata sobre la comprensión de la gente del lugar y el uso de nuestras experiencias en su mejor interés”.

Descripción de los arquitectos. Shenzhen, ubicada en la frontera de China continental y Hong Kong, era un pueblo tranquilo habitado por pescadores y una población modesta de 20.000 habitantes hace cuatro décadas. Hoy en día es una enorme metrópolis con más de 15 millones de habitantes. Ciudades de este tamaño tienden a perder su escala humana, convirtiéndose en caóticas y sin espíritu, por lo tanto se vuelve difícil vivir allí. En el desarrollo dinámico de ciudades como Shenzhen, los avances a menudo ignoran las necesidades culturales de la población dentro de un entorno económico emergente. Es especialmente cierto en casos como el de Shenzhen, en el que el desarrollo cultural no siguió el ritmo de crecimiento económico. En Shenzhen, los lugares para el intercambio comunal o cultural se limitaron a los bares de karaoke y centros comerciales, que dejan un vacío en el ámbito de los lugares culturales más sofisticados.

El líder del distrito de Nanshan en ese momento, el alcalde Liu y varios funcionarios de Shenzhen, visitaron Budapest en 2007 y que quedaron impresionados por los estándares arquitectónicos y tecnológicos del Palacio de las Artes. A partir de entonces invitaron a Gábor Zoboki a Shenzhen para revisar la posibilidad de actuar como un consultor de diseño de interiores para el proyecto en desarrollo del Centro Cultural de Nanshan en Shenzhen.

Las discusiones en Shenzhen llevaron a un proyecto más complejo, permitiendo a los dos fundadores de Zoboki-Deméter y Asociados – arquitecto y músico clásico Gabor Zoboki, y la arquitecta Nora Deméter graduada de la Universidad de Yale y de la Universidad de California Berkeley – a participar en todo el proceso de planificación y de actuar como los diseñadores generales del proyecto en su totalidad. El alcance del proyecto pronto llegó a incluir el diseño del centro de artes escénicas, un museo para el arte y la plaza principal que alberga el complejo de edificios.

Shenzhen, la ciudad de Nueva York de China, alberga edificios de algunos de los principales arquitectos del mundo occidental. El edificio de la Bolsa de Valores de Shenzhen, diseñado por OMA, el nuevo aeropuerto de Emilio Fuksas, un hermoso complejo de oficinas por Steven Holl que se encuentra en la orilla del mar, y la ópera de Zaha Hadid en la vecina Guangzhou, son sólo algunos de los hitos más recientes. A pesar de que la competencia para entrar en este mercado es intensa, los arquitectos húngaros fueron capaces de ganarse el respeto de su cliente con una actitud clave: eran muy respetuosos y apasionados con respecto al proyecto.

“Todo el mundo quiere entrar en los mercados de los países árabes y China, pero no estábamos pensando en ello como la venta de un producto, y dos horas más tarde diciendo adiós desde el avión. Por lo general, trabajamos 10 horas diariamente durante nuestras semanas en China, volviendo con frecuencia y trabajando en los planos en estrecha colaboración con nuestros socios, tres oficinas de arquitectos locales. – Dice Gabor Zoboki sobre el proceso de trabajo.

El complejo diseñado por ZDA se ubica en la plaza principal en el distrito de Nanshan, y además del centro de artes escénicas y teatro infantil, ZDA diseñó el interior y la fachada del museo. Además participó en la creación de la piscina y el estadio deportivo. Un teatro al aire libre y una biblioteca completan el conjunto de edificios en la plaza.

La mayor búsqueda de los arquitectos era crear un espacio público en una ciudad industrial de 15 millones de habitantes. Un espacio que es humano, en el que tanto los visitantes y los artistas se sientan como en casa en el interior. Para lograr esto, era crucial crear una experiencia musical especial a través de un ambiente íntimo y un ambiente acústico de alta tecnología. El primer paso de los arquitectos fue convencer a las autoridades municipales que en lugar de una sala de conciertos con capacidad para 3000 personas, una de 1.400 asientos era más adecuada.

En China, el uso de amplificadores es bastante habitual, pero como en el Palacio de las Artes de Budapest, en el Centro Cultural de Nanshan no hay necesidad de amplificación electrónica, el resultado de la colaboración entre los arquitectos y el experto en acústica Federico Cruz Barney. El volumen acústico de la sala es adecuado tanto para una sinfonía grandiosa de Beethoven y una sonata de Chopin, cada uno con el mejor sonido. Otro logro arquitectónico y acústico de los creadores es el desarrollo de un techo ajustable, que ayuda a crear 7-8 tipos diferentes de salas en el mismo espacio. Las ondas dinámicas del balcón crean una experiencia visual especial, debido al grueso revestimiento de madera. La sala de conciertos fue inaugurada por la Orquesta Filarmónica Real de Liverpool.

Para Gabor Zoboki, otro paso importante fue su capacidad de convencer a los funcionarios de Shenzhen, que es mucho más importante construir un teatro para niños que construir salas de cine en la sala pequeña del Centro Cultural: “En una ciudad donde hay 5 millones de niños, es una innegable necesidad de contar con un teatro, donde tienen la oportunidad de ver producciones de títeres o producciones musicales más pequeñas, participando en diferentes talleres artísticos “.

Todos los niveles del Centro Cultural están conectados por un vestíbulo de gran escala en el que el espacio recibe a los visitantes con grandes paredes de color azul y rojo, imágenes de máscaras de teatro chino. Los diferentes niveles están relacionados con pasarelas como cintas blancas. La visión arquitectónica general de todo el complejo de edificios se caracteriza por el techo flotante de metal que está suspendido sobre todo el complejo, fabricado a partir de decenas de miles de formas de aluminio hechas individualmente.

Otra meta y desafío para los arquitectos fue crear un edificio que fuese sostenible y favorable al medio ambiente, ya que en la construcción tradicional china estas cuestiones no siempre reciben la atención adecuada. Un componente importante de la cuestión de la sostenibilidad es el uso de colectores solares y la idea de que la enorme cantidad de energía necesaria para gestionar el control de temperatura de un edificio de este tipo puede ser disminuido sustancialmente.

Gabor Zoboki resumió el mensaje clave de su trabajo en Shenzhen de la siguiente manera: “Para muchos arquitectos, construir en China es una oportunidad para crear diseños cada vez más grandes. Estos edificios se ven increíbles, pero para nosotros la arquitectura trata sobre la comprensión de la gente del lugar y el uso de nuestras experiencias en su mejor interés”.

Entra aquí para ver el resto:
Centro de artes escénicas de Shenzhen / ZOBOKI-DEMETER & Associates

Published in AA ADI aeropuerto aluminio AND Año ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte Artes escénicas at BAJ bar biblioteca BLANCA Budapest CAC CAD Cali California casa Centro Cultural China Cine ciudad ciudades colaboración color comercial Como construcción CREA Cultura DAS diseño Diseño de Interiores Diseños Edificios energía espacio público Especial estadio ESTO Fachada General Gent Hitos Hong Kong Ido IL industria industrial interior Interiores JAM la sala Liverpool LOCAL mad madera Mayo metal miCo. Mini MIT mundo Museo Nueva York Oficina oficinas OMA Ota Otro Otros Parede Paredes pasarela PEN piscina Planificación Planos Plataforma Plaza proyecto Real revestimien revestimiento rios RS sca sostenibilidad SP Spa Steven Holl taller talleres Teatro techo Tempe Tienen UID Uncategorized universidad volumen York Zaha Hadid