Skip to content →

Astrid y Gastón Casa Moreyra / 51-1 arquitectos

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero Diseñadores De Interior: 51-1 arquitectos Arquitectos A Cargo: César Becerra, Fernando Puente Arnao, Manuel de Rivero Área: 4701.0 m2 Año Proyecto: 2012 Fotografías: PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero Colaboradores: Favio Chumpitaz, Daniel Aristizabal Construcción: T&HV Construcciones Generales Estructuras: Arnaldo Chavez Martin Ingenieros Restauración: Ana Elisa Berenguel Diseño Mobiliario: Contemporanea (Andrea van Walleghem & Carolina Blondet) Curadoria De Arte: Jorge Villacorta Diseño De Luz: Claudia Paz Paisajismo: Luis Camacho © PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero Descripción de los arquitectos. El restaurante emblema del cocinero peruano Gastón Acurio se traslada a una Hacienda del siglo XVII que es Patrimonio Nacional en el barrio de San Isidro, Lima. Planta Piso La intervención de 51-1 consiste en diseñar un nuevo concepto de restaurante/centro gastronómico de vanguardia, restaurando la arquitectura antigua e insertando un huerto experimental, varias experiencias gastronómicas, un centro de investigación culinaria y espacios para eventos culturales


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

  • Colaboradores: Favio Chumpitaz, Daniel Aristizabal
  • Construcción: T&HV Construcciones Generales
  • Estructuras: Arnaldo Chavez Martin Ingenieros
  • Restauración: Ana Elisa Berenguel
  • Diseño Mobiliario: Contemporanea (Andrea van Walleghem & Carolina Blondet)
  • Curadoria De Arte: Jorge Villacorta
  • Diseño De Luz: Claudia Paz
  • Paisajismo: Luis Camacho


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Descripción de los arquitectos. El restaurante emblema del cocinero peruano Gastón Acurio se traslada a una Hacienda del siglo XVII que es Patrimonio Nacional en el barrio de San Isidro, Lima.


Planta Piso

Planta Piso

La intervención de 51-1 consiste en diseñar un nuevo concepto de restaurante/centro gastronómico de vanguardia, restaurando la arquitectura antigua e insertando un huerto experimental, varias experiencias gastronómicas, un centro de investigación culinaria y espacios para eventos culturales.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Monumento

Dado que la intervención significaba trabajar en un Monumento Nacional, empezamos desde allí. Por definición, un monumento es un recordatorio de alguna historia (latín monumentum: algo que recuerda) así que, si se quería hacer sentido, primero tenía que estudiarse ¿qué es lo que se tendría que recordar?


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

¿Rural? o ¿Urbana?

Durante cuatro siglos Lima vivió rodeada de una fértil huerta, organizada por Haciendas que la proveían de alimentos. A partir de 1920, Lima creció rápida y extensamente sobre todas sus áreas agrícolas. La Haciendas fueron tragadas por la ciudad urbanizando sus tierras y demoliendo sus viejas estructuras de adobe y muy pocas subsisten hasta hoy. Luego de décadas descontextualizadas en ese entorno urbano, casi ningún limeño relaciona ahora la Casa Moreyra con su origen agrícola. Se le percibe en cambio como cualquier otra mansión urbana.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Restauración Conceptual

Más que solo restaurar su materialidad pensamos primero en recontextualizar conceptualmente su pasado dotándola de su “huerta”. Por ello convertimos el jardín frontal en un campo de cultivo con todas las plantas que se cultivaban en la vieja hacienda. Así nace “el Edén”, una restauración botánica que celebra la gran biodiversidad del Perú que promueve el Astrid y Gastón. Para exacerbar la experiencia, lo rodeamos de espejos en dos de sus bordes para ampliar la percepción de su alcance, como un fantasmal paisaje de su pasado.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Trazabilidad

La Casa Hacienda estaba abandonada en un muy mal estado. Queríamos iluminar los espacios, liberar su estructura de cualquier falsa pretensión de grandiosidad palaciega y en cambio recuperar la dignidad de sus nobles y austeros orígenes rurales. Para ello, exploramos en los muros de cada habitación sus antiguos colores y escogimos la capa más clara que se haya tenido a lo largo de historia. Así es que ahora cada habitación tiene su propia tonalidad particular: un rosado muy claro, un celeste muy claro, un verde muy claro, etc. Igual hicimos con la fachada, enfatizando su estilo neo clásico.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

La carpintería de madera de pisos, puertas y ventanas, fue limpiada hasta revelar su veta. Cuando la madera estaba muy dañada y debía ser reemplazada, pintamos de blanco la nueva, pero cuando estaba en buen estado, simplemente la protegimos con una cera ecológica que homogeneizó la diversidad de especies encontradas. Estas operaciones se siguieron con mucha rigurosidad, así que cuando se visita ahora el edificio no solo es mucho más luminoso y espacioso sino que también permite rastrear qué es realmente antiguo y qué ha sido contemporáneamente añadido.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

3en1

La operación del nuevo concepto de restaurante requería tres conceptos espaciales diferentes funcionando al mismo tiempo en el mismo edificio:

“La Barra”: un ‘gastrobar’ informal y bullicioso con su comedor principal en una terraza cubierta con plantas de maracuyá y atendida por una cocina abierta hecha con las maderas recicladas de las cajas en que llegaron los sofisticados equipos.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

  • Colaboradores: Favio Chumpitaz, Daniel Aristizabal
  • Construcción: T&HV Construcciones Generales
  • Estructuras: Arnaldo Chavez Martin Ingenieros
  • Restauración: Ana Elisa Berenguel
  • Diseño Mobiliario: Contemporanea (Andrea van Walleghem & Carolina Blondet)
  • Curadoria De Arte: Jorge Villacorta
  • Diseño De Luz: Claudia Paz
  • Paisajismo: Luis Camacho


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Descripción de los arquitectos. El restaurante emblema del cocinero peruano Gastón Acurio se traslada a una Hacienda del siglo XVII que es Patrimonio Nacional en el barrio de San Isidro, Lima.


Planta Piso

Planta Piso

La intervención de 51-1 consiste en diseñar un nuevo concepto de restaurante/centro gastronómico de vanguardia, restaurando la arquitectura antigua e insertando un huerto experimental, varias experiencias gastronómicas, un centro de investigación culinaria y espacios para eventos culturales.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Monumento

Dado que la intervención significaba trabajar en un Monumento Nacional, empezamos desde allí. Por definición, un monumento es un recordatorio de alguna historia (latín monumentum: algo que recuerda) así que, si se quería hacer sentido, primero tenía que estudiarse ¿qué es lo que se tendría que recordar?


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

¿Rural? o ¿Urbana?

Durante cuatro siglos Lima vivió rodeada de una fértil huerta, organizada por Haciendas que la proveían de alimentos. A partir de 1920, Lima creció rápida y extensamente sobre todas sus áreas agrícolas. La Haciendas fueron tragadas por la ciudad urbanizando sus tierras y demoliendo sus viejas estructuras de adobe y muy pocas subsisten hasta hoy. Luego de décadas descontextualizadas en ese entorno urbano, casi ningún limeño relaciona ahora la Casa Moreyra con su origen agrícola. Se le percibe en cambio como cualquier otra mansión urbana.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Restauración Conceptual

Más que solo restaurar su materialidad pensamos primero en recontextualizar conceptualmente su pasado dotándola de su “huerta”. Por ello convertimos el jardín frontal en un campo de cultivo con todas las plantas que se cultivaban en la vieja hacienda. Así nace “el Edén”, una restauración botánica que celebra la gran biodiversidad del Perú que promueve el Astrid y Gastón. Para exacerbar la experiencia, lo rodeamos de espejos en dos de sus bordes para ampliar la percepción de su alcance, como un fantasmal paisaje de su pasado.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

Trazabilidad

La Casa Hacienda estaba abandonada en un muy mal estado. Queríamos iluminar los espacios, liberar su estructura de cualquier falsa pretensión de grandiosidad palaciega y en cambio recuperar la dignidad de sus nobles y austeros orígenes rurales. Para ello, exploramos en los muros de cada habitación sus antiguos colores y escogimos la capa más clara que se haya tenido a lo largo de historia. Así es que ahora cada habitación tiene su propia tonalidad particular: un rosado muy claro, un celeste muy claro, un verde muy claro, etc. Igual hicimos con la fachada, enfatizando su estilo neo clásico.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

La carpintería de madera de pisos, puertas y ventanas, fue limpiada hasta revelar su veta. Cuando la madera estaba muy dañada y debía ser reemplazada, pintamos de blanco la nueva, pero cuando estaba en buen estado, simplemente la protegimos con una cera ecológica que homogeneizó la diversidad de especies encontradas. Estas operaciones se siguieron con mucha rigurosidad, así que cuando se visita ahora el edificio no solo es mucho más luminoso y espacioso sino que también permite rastrear qué es realmente antiguo y qué ha sido contemporáneamente añadido.


© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

© PHOOS – Antonio Sorrentino & Iván Salinero

3en1

La operación del nuevo concepto de restaurante requería tres conceptos espaciales diferentes funcionando al mismo tiempo en el mismo edificio:

“La Barra”: un ‘gastrobar’ informal y bullicioso con su comedor principal en una terraza cubierta con plantas de maracuyá y atendida por una cocina abierta hecha con las maderas recicladas de las cajas en que llegaron los sofisticados equipos.

Liga:
Astrid y Gastón Casa Moreyra / 51-1 arquitectos

Published in AA ADI adobe AGA Ampliación AND Año ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte at AUDI BAJ bar barra CAD carpintería casa Centro De Investigación Cine ciudad Cocina Colaboradores color colores Como construcción Cubierta Cultura DAS diseño equipos espacios espejo espejos estilo Estructura Estructuras Eventos facebook Fachada fat featured fotografía GAD General Genie Haciendas historia Ido IL InForm interior intervención jardín led Lia Lima luz mad madera materialidad MIT Mob mobiliario muro onu Orio OTO paisaje Paisajismo Patrimonio PEN perú pisos Plataforma Plaza proyecto puente puerta puertas Real restaurant RRA RS Rural San Isidro SP Spa TAC terraza tierra Uncategorized Uster ventanas

0