Skip to content →

Arquitectura. Estilo y copia

En arquitectura y en arte estilo es una palabra que tiene ahora connotaciones negativas, porque se asocia con la copia o la decoración. Se pide que se diseñe en estilo provenzal, colonial o moderno, como etiquetas para distinguir las casas de los ricos y famosos, y por eso tiene una connotación negativa y pretenciosa. Desde el Renacimiento el Manierismo significaba diseñar a la manera de Palladio, de Miguel Ángel o de Leonardo.

En arquitectura y en arte estilo es una palabra que tiene ahora connotaciones negativas, porque se asocia con la copia o la decoración. Se pide que se diseñe en estilo provenzal, colonial o moderno, como etiquetas para distinguir las casas de los ricos y famosos, y por eso tiene una connotación negativa y pretenciosa.

Desde el Renacimiento el Manierismo significaba diseñar a la manera de Palladio, de Miguel Ángel o de Leonardo. Pero a copia de estilos del pasado llegó a ser tan obvia y ridícula que en el siglo XIX se les llamó “Monkey styles”.



En arquitectura, la integración de un estilo implica un orden geométrico, el diseño de la estructura, de los espacios principales y secundarios y de la apariencia exterior del edificio. Por eso, frecuentemente se copia sólo la forma externa de las obras innovadoras, que es lo más visible.



Herri Bergson en la Evolución creativa (1907) definió la innovación como: la facultad de realizar artefactos; en particular herramientas para hacer herramientas y para variar infinitamente su fabricación. La realización de obras en la música, pintura, escultura o pintura tiene las mismas características que en arquitectura.







En esas actividades las verdaderas creaciones son muy difíciles, porque conllevan un proceso laborioso para los artistas que —dependiendo de su talento y trabajo— logran un estilo que distingue a sus obras, que no son aisladas sino series que refinan paulatinamente. Posteriormente, algunos innovadores trabajan sobre esos antecedentes y —en algunos casos— logran igualarlos o mejorarlos.



Se ha analizado el “estilo” de algunos arquitectos del siglo XX y algunos ejemplos son útiles. Me he referido antes a la obra de Le Corbusier, que fue copiada por sus discípulos y seguidores. Un caso único fue Juan O’Gorman, quien superó al maestro en la casa-estudio de Diego Rivera.





Casa de la Cascada



Aunque se ha intentado mejorar las obras de Le Corbusier, han sido más los que lo copiaron que los que lograron innovar su legado. Otro ejemplo extraordinario es la obra de Frank Lloyd Wright. Lo asombroso es que muchos de sus discípulos no innovaron, sólo lo copiaron. Con la obra de Mies van der Rohe sucedió lo mismo; tuvo decenas de alumnos y discípulos que copiaron dócilmente sus obras. El maravilloso diseño del pabellón de Barcelona (1929), o de sus edificios, como Lake Shore Drive en Chicago (1948) y el Seagram (1955), influyó en muchos seguidores, pero muy pocos fueron realmente innovadores, como los despachos de SOM, o de Saarinen. Después de realizar estos edificios, Mies se copió a sí mismo hasta su muerte (1969). Por eso es notable que, en México, Augusto H. Álvarez y Enrique Carral lograran innovaciones valiosas.





Seagram



El estilo puede identificar tanto a un arquitecto que su éxito le obliga —literalmente— a copiarse una y otra vez. Tadao Ando, quien ha utilizado el concreto armado para distinguir sus edificios, proyectó el Centro de Arquitectura y Diseño en Monterrey (2012), pero su “estilo” le obligó a recubrir toda la estructura de acero con otra —en el exterior— de concreto; la misma incoherencia de Adamo Boari en el Palacio de Bellas Artes, 100 años antes. También Frank Gehry y muchos otros “creadores” se han visto forzados a copiarse, por la presión de ser novedosos.



Ante eso, suponer que la habilidad de crear —o innovar— es inexplicable constituye un gran mito, un verdadero mitote, que desprecia la evidencia de que —desde niños— aprendemos imitando, mejorando o transformando lo que vemos, oímos o tocamos.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Arquitectura. Estilo y copia

En arquitectura y en arte estilo es una palabra que tiene ahora connotaciones negativas, porque se asocia con la copia o la decoración. Se pide que se diseñe en estilo provenzal, colonial o moderno, como etiquetas para distinguir las casas de los ricos y famosos, y por eso tiene una connotación negativa y pretenciosa.

Desde el Renacimiento el Manierismo significaba diseñar a la manera de Palladio, de Miguel Ángel o de Leonardo. Pero a copia de estilos del pasado llegó a ser tan obvia y ridícula que en el siglo XIX se les llamó “Monkey styles”.



En arquitectura, la integración de un estilo implica un orden geométrico, el diseño de la estructura, de los espacios principales y secundarios y de la apariencia exterior del edificio. Por eso, frecuentemente se copia sólo la forma externa de las obras innovadoras, que es lo más visible.



Herri Bergson en la Evolución creativa (1907) definió la innovación como: la facultad de realizar artefactos; en particular herramientas para hacer herramientas y para variar infinitamente su fabricación. La realización de obras en la música, pintura, escultura o pintura tiene las mismas características que en arquitectura.







En esas actividades las verdaderas creaciones son muy difíciles, porque conllevan un proceso laborioso para los artistas que —dependiendo de su talento y trabajo— logran un estilo que distingue a sus obras, que no son aisladas sino series que refinan paulatinamente. Posteriormente, algunos innovadores trabajan sobre esos antecedentes y —en algunos casos— logran igualarlos o mejorarlos.



Se ha analizado el “estilo” de algunos arquitectos del siglo XX y algunos ejemplos son útiles. Me he referido antes a la obra de Le Corbusier, que fue copiada por sus discípulos y seguidores. Un caso único fue Juan O’Gorman, quien superó al maestro en la casa-estudio de Diego Rivera.





Casa de la Cascada



Aunque se ha intentado mejorar las obras de Le Corbusier, han sido más los que lo copiaron que los que lograron innovar su legado. Otro ejemplo extraordinario es la obra de Frank Lloyd Wright. Lo asombroso es que muchos de sus discípulos no innovaron, sólo lo copiaron. Con la obra de Mies van der Rohe sucedió lo mismo; tuvo decenas de alumnos y discípulos que copiaron dócilmente sus obras. El maravilloso diseño del pabellón de Barcelona (1929), o de sus edificios, como Lake Shore Drive en Chicago (1948) y el Seagram (1955), influyó en muchos seguidores, pero muy pocos fueron realmente innovadores, como los despachos de SOM, o de Saarinen. Después de realizar estos edificios, Mies se copió a sí mismo hasta su muerte (1969). Por eso es notable que, en México, Augusto H. Álvarez y Enrique Carral lograran innovaciones valiosas.





Seagram



El estilo puede identificar tanto a un arquitecto que su éxito le obliga —literalmente— a copiarse una y otra vez. Tadao Ando, quien ha utilizado el concreto armado para distinguir sus edificios, proyectó el Centro de Arquitectura y Diseño en Monterrey (2012), pero su “estilo” le obligó a recubrir toda la estructura de acero con otra —en el exterior— de concreto; la misma incoherencia de Adamo Boari en el Palacio de Bellas Artes, 100 años antes. También Frank Gehry y muchos otros “creadores” se han visto forzados a copiarse, por la presión de ser novedosos.



Ante eso, suponer que la habilidad de crear —o innovar— es inexplicable constituye un gran mito, un verdadero mitote, que desprecia la evidencia de que —desde niños— aprendemos imitando, mejorando o transformando lo que vemos, oímos o tocamos.

Ver comentarios – Publicado en Buscador de Arquitectura con el título Arquitectura. Estilo y copia

Leer más en la fuente original:
Arquitectura. Estilo y copia

Published in AA acero ADI AND Año ARQ Arquitecto Arquitectos Arquitectura Arte Artículos especiales at BAJ bar barcelona CAC CAD casa Casas chicago Colonia Como concreto CREA Cultura DAS diseño Edificios escultura ESOS espacios estilo ESTO Estructura Estudio Frank Gehry frank lloyd wright GAD gehry Ido IL innovación isla Le Corbusier mad México mies Mies van der Rohe MIT Monterrey música noticias Obras Orio Ota Otro Otros Ovar pabellón PEN Real rios RRA RS sca siglo XX SOM SP Spa TAC Tadao Ando UID Uncategorized

403 Forbidden

403 Forbidden


nginx